Se satura la morgue de la ciudad con cuerpos que no son reclamados

El proyecto del panteón forense podría ayudar a despresurizar la morgue metropolitana, pero aún no cuentan con el lugar adecuado.
Varios llegan de otros municipios.
Varios llegan de otros municipios. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) se encuentra saturado y ya no puede conservar cadáveres que no han sido reclamados.

Luis Octavio Cotero Bernal, director del IJCF, informó que actualmente se tienen 135 cuerpos registrados como “NN” en los refrigeradores de la morgue del AMG.

Agregó que muchos de los cadáveres provienen de municipios del interior del estado donde ya se aplica el nuevo sistema penal acusatorio, el cual prohíbe que los restos de personas que no fueron reclamados sean conservados en su estado original como parte de la evidencia, es decir, que no sean cremados.

“Estamos al tope, hemos traído de Lagos de Moreno, como se han dado cuenta ha habido algunos quemados por allá y los tenemos que traer hasta acá, no obstante que en Lagos de Moreno tenemos una delegación completa, pero por el exceso de trabajo tuvimos que traer algunos y luego las cinco personas de ayer (del lunes), eso nos ha acumulado mucho en estos días”, señaló.

Cotero Bernal informó que se preservan restos humanos con una antigüedad superior a los 6 años: “Tenemos cuerpos desde el 2010, pero no lo tenemos físicamente, eso los tiene antropología, desde el 2010, 2011, pero eso dependerá de que el agente del MP ordene el destino final”, indicó.

El proyecto del panteón forense podría ayudar a despresurizar la morgue metropolitana, pero el IJCF no ha podido encontrar el lugar adecuado para establecerlo.

“El panteón forense no lo quisieron donde nos lo habían autorizado, en Magdalena la gente nos rechazó y ha sido una problema poder encontrar el lugar, en Tequila tampoco la gente nos quiso, estamos construyendo el edificio nuestro cerca de las nuevas salas de juicios orales, en Vallarta también”, dijo Cotero Bernal.

Agregó que debido a la carga de trabajo que tienen los peritos, muchos han sufrido de afectaciones psicológicas, por lo que se destinarán recursos para brindarles ayuda con un especialista.