Marchan para exigir liberación de cura acusado de pederastia

Fieles católicos marcharon hacia la Arquidiócesis de San Luis Potosí con pancartas y mantas; afirman que el padre Guillermo Gil Torres es inocente y que la iglesia no le brindó apoyo legal.

San Luis Potosí

Un centenar de fieles católicos realizaron una marcha hasta la sede de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, para exigir la liberación del sacerdote Guillermo Gil Torres, quien está preso en la penitenciaría estatal por el delito de abuso sexual contra un menor.

Con pancartas y mantas, los feligreses de la parroquia Santa Rosa de Lima, provenientes de la colonia 21 de marzo del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, donde el párroco daba misas, afirmaron que el padre "Memo" es inocente.

El 1 de julio, un juez dictó auto de formal prisión por el delito de abuso sexual agravado sin derecho a fianza.

Los manifestantes escribieron en las mantas y cartulinas leyendas alusivas a la presunta inocencia del religioso. Una de ellas era "Perdónalos Dios porque no saben lo que hacen".

Los inconformes reclamaron a la Arquidiócesis por no haber brindado apoyo legal al sacerdote, cuando fue detenido y consignado a un juez, por lo que solicitaron audiencia con el arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero, quien recibió en privado a una comisión de los simpatizantes de Gil Torres.

Luego de realizar algunas oraciones para pedir a Dios la libertad del acusado de abuso sexual a un menor de 14 años, los feligreses pidieron "justicia para el padre Memo porque es inocente".