• Regístrate
Estás leyendo: Sacerdotes estaban tomando con sus atacantes: Fiscalía
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 01:14 Hoy

Sacerdotes estaban tomando con sus atacantes: Fiscalía

Según el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez y José Alfredo Suárez murieron luego de beber unas copas con sus atacantes.

Publicidad
Publicidad

A menos de 24 horas del asesinato de los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez y José Alfredo Suárez en Poza Rica, el fiscal general de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, concluyó que los occisos estaban tomando con los presuntos criminales y que al calor de las copas discutieron y mataron a los sacerdotes.

Bravo Contreras aseguró que los asesinos les robaron 5 mil pesos de las limosnas y se llevaron los vehículos de los sacerdotes. Asimismo, Bravo Contreras negó que el doble asesinato tenga vínculo con el crimen organizado.

"Se robaron las limosnas y se llevaron dos vehículos, estamos ya con identidades y en víspera de acudir al juez; el asunto está prácticamente esclarecido, nada más estamos en la búsqueda de los objetivos que son probables autores", dijo.

Apuntó que está en constante comunicación con el arzobispo de Xalapa, quien está enterado de la situación.

Entrevistado durante la reunión que sostuvo con Aracely Salcedo, de una organización de familias que buscan a sus desaparecidos en la zona Córdoba-Orizaba en el centro del estado, Bravo Contreras insistió en que víctimas y crimínales se conocían y estaban conviviendo tomando bebidas embriagantes.

Negó incluso que se trate de dos sacerdotes a pesar de que autoridades eclesiásticas de Veracruz señalan lo contrario.

"Víctimas y victimarios se conocían, estaban conviviendo y estaban libando licor", declaró.

Aseguró que la Fiscalía cuenta con declaraciones y testimonios de varias personas que han señalado lo anterior, e identificado a por lo menos un involucrado.

Arquidiócesis de Puebla pide la conversión de los atacantes

La arquidiócesis de Puebla lamentó los asesinatos de los sacerdotes, Alejo Nabor Jiménez Juárez, quien es originario de la entidad poblana, y de José Alfredo Suárez de la Cruz.

Ambos religiosos fueron sustraídos de la parroquia de Fátima este domingo y sus cuerpos fueron encontrados en un paraje entre Poza Rica y Papantla, Veracruz.

"Con profunda cercanía nos unimos en oración por nuestros hermanos sacerdotes de la diócesis de Papantla", expresó la arquidiócesis de Puebla.

La iglesia católica en Puebla se unió a la postura de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) para externar el dolor y la indignación ante la violencia ejercida contra los religiosos.

A través de un documento, la diócesis poblana resaltó que ante los momentos de dolor, impotencia y tragedia provocada por la violencia, elevan sus plegarias por el descanso de los sacerdotes e imploran la conversión de los agresores.

De la misma forma en que lo solicitó la Conferencia del Episcopado Mexicano, la diócesis poblana se unió a la petición para que las autoridades esclarezcan los hechos y se aplique la justicia contra los responsables.

El sacerdote Alejo Nabor Jiménez Juárez, quien contaba con 50 años de edad, nació en Zoquitlán, municipio ubicado en la Sierra Negra de Puebla. Comenzó su formación sacerdotal en el Seminario de Tehuacán y concluyó sus estudios en el Seminario de Papantla, en el estado de Veracruz, donde se ordenó y se incorporó a la diócesis.

Por su parte, el sacerdote Alfredo Suárez tenía 30 años y era originario del municipio Misantla, Veracruz.


ERM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.