Nunca se sabe cómo acabarán las "autodefensas": Garzón

El jurista puntualizó que las autodefensas no son un buen camino para conseguir la seguridad, porque la experiencia en otras naciones refiere que estos grupos,  aunque estén conformados por ...
El ex magistrado español.
El ex magistrado español. (Especial)

Michoacán

Baltazar Garzón, ex magistrado español, alertó que cuando la sociedad toma por su cuenta su protección  fuera de las instituciones, se inicia con una espiral que nunca se sabe cómo puede terminar

En estas circunstancias, agregó, el poder no reside dentro de los cauces legales y se carece de una posición firme de lo que debe ser la justicia en un régimen democrático.

El jurista puntualizó que las autodefensas no son un buen camino para conseguir la seguridad, porque la experiencia en otras naciones refiere que estos grupos,  aunque estén conformados por personas de buena voluntad, con el tiempo son susceptibles de reprimir y generar condiciones de violencia. 

En entrevista, consideró que los ciudadanos no tienen por qué tener la carga de la seguridad pública, debido a que son las instituciones las que por ley tienen esta función.

“Por medio de las instituciones México debe de empoderar a la sociedad, generar una trasparencia mucho mayor, hacer partícipe a la sociedad y mostrar una acción clara, definida y contundente contra la corrupción”, puntualizó.

Sobre la legalización de los autodefensas en Michoacán y la firma de acuerdos con el gobierno federal, el también asesor del Tribunal Penal de La Haya opinó que es el “menor mal de todos los males”.

Al final, expuso, lo que la población reclama es mayor seguridad, acciones eficaces en la lucha contra el crimen organizado y una relación más robusta entre el gobierno y la sociedad.

Garzón, quien fue invitado a un foro de seguridad y justicia en Morelia, negó que los autodefensas se puedan comparar con paramilitares, pero llamó a tomar medidas para evitar que más civiles tomen las armas. 

“Muchas veces la sociedad no se da cuenta que aquellos que los están defendiendo son los que no deben hacerlo sin ningún control o una institucionalidad”.