Denuncian robo de autobuses en terminal de Toluca

Según el presidente de la Canapat, 32 unidades fueron tomadas por estudiantes de la normal de Tenancingo quienes participaron en la marcha en en apoyo a los normalistas de Ayotzinapa.
Según denunciaron, las unidades se tomaron con violencia.
Según denunciaron, las unidades se tomaron con violencia. (Tania Contreras )

Toluca

El presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat), Odilón López nava, denunció vandalismo, “robo” de 32 unidades y pánico provocado por estudiantes de la normal rural de Tenancingo, quienes participaron en la marcha de hoy en apoyo los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero.

Informó que debido a las acciones ejercidas por parte de los normalistas de Tenería debieron cancelar viajes para dar seguridad a los usuarios del servicio. Las afectaciones representan costos elevados que deben solventar sin apoyo de las autoridades estatales.

La terminal de autobuses en la capital mexiquense suspendió actividades tras los ataques en los que secuestraron 17 autobuses de las terminales de Tenancingo y Chalma, además de 24  de Toluca. A esta última, acusó, entraron con lujo de violencia, clausuraron accesos y, armados, impidieron el servicio.

Por la mañana estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM); de la Normal de Tianguistenco “Tenerías”, integrantes de organizaciones de Derechos Humanos y del Frente Amplio de Organizaciones Sociales (FAOS) llenaron cada centímetro de las calles de Toluca unidos en una sola voz: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. Hablan de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, de quienes se desconoce su paradero desde el pasado 26 de septiembre.

Desde las 7:00 de la mañana, un grupo no mayor a 40 personas se apostó en la caseta de la autopista México – Toluca a la altura de La Venta, en donde permitieron el cruce sin pago de peaje para todos los automovilistas.

Unas cuantas pancartas y cartulinas, elaboradas por alumnos de la UAEM y la normal de Tenerías mostraban frases como “Todos Somos Ayotzinapa”, “43 Con Vida Ya” y “Justicia para Guerrero”, ninguno de los jóvenes quiso dar entrevista y tampoco hubo agresiones, daños a la infraestructura del lugar ni a los automovilistas.