• Regístrate
Estás leyendo: Reinserción, punto débil del sistema penitenciario en AL
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 14:51 Hoy

Reinserción, punto débil del sistema penitenciario en AL

Faltan ideas y voluntad para que las cárceles dejen de ser solo espacios de castigo, afirma José Patricio Patiño, presidente del Capítulo Latinoamericano (Icpala).

Publicidad
Publicidad

El impulso de políticas de reinserción social, la profesionalización y establecimiento de mejores prácticas penitenciarias para fortalecer la seguridad y la justicia de las naciones serán los temas que abordará en 2016 la Asociación Internacional de Prisiones y Correccionales (Icpa).

Este organismo lo integran representantes de 152 países y es reconocido como asesor experto del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

José Patricio Patiño Arias, presidente del Capítulo Latinoamericano (Icpala), dijo que la realidad carcelaria en la región, y a nivel global, representa un “panorama abrumador”, por lo que el propósito es posicionar a las instituciones penitenciarias como bastiones impulsores de la seguridad, la prevención y la justicia por la efectividad profesional que tengan.

“Valorar la importancia de las prisiones en toda sociedad resulta esencial para el fortalecimiento de los sistemas de seguridad y justicia en cada país para que sean más humanas y efectivas; es indispensable entenderlas, no solo como espacios de castigo, sino como espacios vitales para la transformación de las personas que cometieron un delito ”, puntualizó.

Manifestó que en la actualidad las cárceles están dedicadas a contener y no a reinsertar, por lo que Icpala promueve un penitenciarismo con enfoque de reinserción social, no solo con la participación de operadores penitenciarios de los sectores públicos y privados, sino de empresarios, expertos, académicos y autoridades nacionales.

El especialista se encuentra en Londres, donde participará como único representante latinoamericano en la reunión internacional del directorio internacional de Icpa y en octubre acudirá al encuentro anual del organismo que este año se llevará a cabo en Rumania.

En entrevista vía telefónica, dijo que en la mayoría de los sistemas penitenciarios, lo que incluye a México, lo “común” es la sobrepoblación, inseguridad, ausencia de programas de reinserción y violencia intracarcelaria.

“Repitiéndose al infinito ese círculo vicioso de calificar la realidad penitenciaria por los eventos que alcanzan a trascender los muros de una prisión, y no por la disfuncionalidad cotidiana que genera el día a día por falta de presupuestos, falta de ideas, falta de voluntad de cambio”.

Patiño Arias fue subsecretario del Sistema Penitenciario Federal durante el gobierno de Felipe Calderón, en el que no se registró incidencia alguna que trastocara la estabilidad de la red carcelaria a cargo de esa administración.

Próximamente publicará el libro “Sistemas carcelarios en América Latina, avances y desafíos”, documento que surgió de más de un año de investigación y recoge solo la estadística oficial de 15 países de la región.

En el caso de México las cifras oficiales revelan que 60 por ciento de la población penitenciaria (alrededor de 265 mil personas en una capacidad instalada para 225 mil) está relacionada con delitos menores, es decir que podría estar fuera si la justicia optara por diversas figuras como arraigo, brazaletes y media pensión, entre otras.

Sostuvo que el análisis mundial revela que los sistemas penitenciarios no hacen su tarea de reinserción, lo que no es nada extraño cuando están tan desvinculados del sector justicia y olvidados por el poder Ejecutivo.

En consecuencia Icpa e Icpala se han dado a la tarea de impulsar 10 medias para lograr la reinserción mediante la ejecución de políticas penitenciarias efectivas.

Un aspecto clave, agregó, es la generación de empleo dentro y fuera de las prisiones, mediante esquemas permanentes de capacitación que ya no sean trabajos de manualidades, sino que permita a las personas que recuperen su libertad ingresar al mercado formal real.

“En la región latinoamericana el ocio es lo que priva en la cárcel, tiene que ver con un 70 u 80 por ciento de la vida del interno, no hay actividades programadas. Cuando eso sucede hay un alto efecto negativo sobre la seguridad interior, las cosas se empiezan a descomponer”, manifestó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.