Rebelión en Catemaco por el sacerdote desaparecido

Las protestas se intensificaron con la participación de grupos como Antorcha Campesina, que incluso amagaron con linchar a reporteros.

Veracruz

Las protestas de miembros de la comunidad católica por la desaparición de un sacerdote en Catemaco fue aprovechada por grupos violentos como la Organización Autónoma Indígena que lidera Wilfrido Reyes y miembros de Antorcha Campesina procedentes de Oaxaca para causar desmanes, quemar edificios públicos y saquear negocios y viviendas.

Además del bloqueo de carreteras y destrozos a instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad, estas personas, armadas con palos, machetes, piedras y pistolas, golpearon a reporteros, policías, elementos de Protección Civil y bomberos.

Prendieron fuego al Palacio Municipal de Catemaco y a las sedes del DIF, Bomberos, Registro Civil, Protección Civil, además de que destrozaron y saquearon la casa del presidente municipal Jorge González Azamar.

La diócesis de San Andrés Tuxtla se deslindó de los hechos violentos; llamó a la feligresía a orar por que el sacerdote Jorge Luis Sánchez Ruiz, de la iglesia Los 12 Apóstoles, aparezca sano y salvo, y pidió no participar en los hechos de protesta.

Desde la tarde del viernes la carretera federal 180 Costera del Golfo permanece bloqueada y solo por dos horas las personas se retiraron.

Varios comercios en Catemaco cerraron sus puertas y salvo algunos curiosos y reporteros que intentaban tomar imágenes, las calles de la ciudad lucían desiertas.

Los manifestantes tomaron por la noche la comandancia de la policía y se apoderaron del armamento, por lo que se escuchaban detonaciones de armas de fuego.

Las personas armadas destrozaron celulares y cámaras a reporteros y amenazaron con machetearlos si no dejaban de grabar.

Los elementos de seguridad que llegaron a bordo de una decena de patrullas para evitar los desmanes se retiraron enseguida al ver que los manifestantes eran más.

Cajeros automáticos de bancos y varias negociaciones, como una tienda Coppel y otra llamada Rodeo, fueron saqueadas.

Cafés, restaurantes, mercados y locales del malecón turístico en Catemaco permanecen cerrados desde la tarde/noche del viernes.

El fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, pidió confianza a la población y dijo que ya tienen una línea de investigación para dar con el paradero del sacerdote de quien no se sabe nada desde la tarde del pasado jueves.

Llegó a las oficinas de la dependencia en Los Tuxtlas para supervisar los ejercicios ministeriales “y no descansaran hasta tener resultados positivos”.