Queman 9.2 millones de plantas de amapola

Las acciones de la Policía Federal contaron con respaldo de un helicóptero Black Hawk.
Suman más de 15 millones de plantíos erradicados en la sierra.
Suman más de 15 millones de plantíos erradicados en la sierra. (Especial)

México

La Policía Federal llevó a cabo una segunda intervención en la Sierra de Chilpancingo, Guerrero, donde desmanteló tres sembradíos de amapola y destruyó 9.2 millones de plantas.

En el operativo, la división de fuerzas federales estuvieron apoyados con un helicóptero Black Hawk y realizaron recorridos hasta ubicar laderas de los cerros cubiertas con una gran cantidad de flores de color rojo intenso, característico de esta planta empleada para elaborar drogas como la heroína.

Los elementos documentaron  la existencia de tres plantíos, que en conjunto sumaban poco más de 54 hectáreas de extensión.

La acción incluyó el corte e incineración y la documentación necesaria para dar vista al Ministerio Público de la Federación, que continuará las indagatorias.

Con esta intervención, la Policía Federal ha destruido en solo tres días más de 15 millones de plantas de amapola, sembradas en casi un centenar de hectáreas.

NIPONES SE QUEDAN SIN "COCA"

Personal de la sexta región naval de la Marina, en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria, incautaron 97.94 kilos de cocaína en un contenedor dentro del buque Luna Maersk, proveniente del Puerto de Lázaro Cárdenas con destino a Yokohama, Japón.

La coca fue encontrada en paquetes dentro de un depósito con residuos de cobre, tras una revisión física y visual por  parte de la Marina y la aduana. El cargamento asegurado fue puesto a disposición de las autoridades.

En la Terminal de Autobuses de Michoacán, la Policía Federal, con el apoyo de perros, localizaron droga oculta en cuadros de madera con imágenes religiosas.

En tanto, en la Ciudad de México se llevó a cabo un operativo contra giros negros, con saldo de nueve antros y bares suspendidos, tres de ellos con indicios de narcomenudeo.

Los comercios no acreditaron permisos, rebasaron el aforo y límites de ruido, y comercializaban botellas de procedencia ilícita.