A punto de caer, caso contra universitaria acusada de robo

La joven, quien cursa la licenciatura en Economía, es acusada de someter con un cuchillo a una oficial del área de la Policía Federal, quien se encontraba acompañada de dos agentes más, para ...
El caso de la estudiante fue difundido en redes sociales.
El caso de la estudiante fue difundido en redes sociales. (Especial)

México

El caso de la universitaria de excelencia Jacqueline Selene Santana López, acusada de “someter” con un “cuchillo” a una oficial del área de Inteligencia la Policía Federal —quien se encontraba acompañada de dos agentes más— para supuestamente robarle un billete de 500 pesos, está a punto de dar un vuelco.

Un peritaje de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal arrojó que ni Jacqueline ni su novio, Bryan Reyes Rodríguez, manipularon algún cuchillo, ya que las huellas digitales de ambos no aparecen plasmadas en los objetos. Además, el papel moneda desapareció.

La pareja fue detenida el 15 de noviembre de 2014 muy cerca de la delegación Venustiano Carranza; siete días después un juez interino les dictó auto de formal prisión como probables responsables del delito de robo agravado contra el ejercicio de la autoridad.

Rafael Ángel Jiménez Abundes, juez interino 39 penal en el Distrito Federal, declinó competencia el mismo día en que sujetó a proceso a la pareja. El juicio fue asumido por el juzgado 13 de distrito en materia de procesos penales federales, con sede en el Reclusorio Sur el 15 de diciembre de 2014.

Sergio Soto Nájera, abogado de los jóvenes, solicitó al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, a través de un escrito el pasado 13 de enero, desistirse del caso, porque las pruebas que han surgido —videos de las cámaras de la Ciudad de México, registros telefónicos y alertas en redes sociales— ponen en entredicho las declaraciones de la denunciante.

Durante esta etapa de desahogo de pruebas, el próximo 3 de marzo, peritos independientes entregarán al juzgado federal un nuevo peritaje solicitado a petición de la defensa de Jacqueline y Bryan.

Jacqueline es estudiante de excelencia de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, de la Universidad Nacional Autónoma de México que cursa el noveno semestre de la licenciatura de Economía y hoy está internada en el penal femenil de Santa Martha Acatitla.

Bryan es músico y activista; estuvo preso por los desmanes del 1 de diciembre de 2012, durante la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como Presidente. Hoy está preso en el Reclusorio Norte, donde el pasado viernes fue golpeado por otros internos

Los hechos

El 15 de noviembre de 2014, alrededor de las 14:30 horas, Jacqueline y Bryan fueron detenidos por agentes federales que vestían de civil, en Fray Servando Teresa de Mier y Francisco del Paso y Troncoso, colonia Jardín Balbuena. Intentaron subirlos a un automóvil.

Sin embargo, los jóvenes gritaron que los estaban “secuestrando”. Eso provocó que un policía de la Secretaría de Seguridad Pública del DF sacara su arma y encañonara a los federales, que sumaban más de 10, según declaraciones. Del lugar logró huir el joven Ulises Chávez, quien acompañaba a los novios.

El incidente propició que la estudiante y su pareja fueran presentados ante el Ministerio Público de Venustiano Carranza, donde fueron acusados del robo de 500 pesos, al presuntamente utilizar cada uno un cuchillo contra la agente federal Lidia Zárate Herrera, quien presentó como testigos a sus compañeros José Montiel González y Luis Alberto Castillo Gordillo.

Alertas

Minutos antes de ser detenidos, Bryan escribió en su estado de cuenta, en Facebook, que había muchos personas, vestidas de civil, vigilando su casa y sus movimientos, y pedía a sus contactos y amigos que estuvieran atentos. Además, declaró ante el juez que llamó a su hermana Wendy para alertarla.

Testimonios

En la indagatoria FVC/VC-3/T2/03048/14-11, que forma parte de la causa penal 109/2014 del citado juzgado federal, el oficial Castillo Gordillo declaró que el 15 de noviembre, al estar caminado sobre Francisco del Paso, iba platicando con José Montiel, mientras que su compañera Lidia se retrasó un poco, “ya que iba contando su dinero” pues que acababan de comer.

“Volteamos a ver a nuestra compañera Lidia, la cual estaba a una distancia aproximada de ocho metros de donde íbamos y en ese momento nos damos cuenta que los señores los cuales ahora me entero responden al nombre de Bryan y Jacqueline, se le acercan a Lidia y se le paran de frente, por lo cual Lidia se detiene y al darnos cuenta que los señores andaban armados y no dejaban de mover a nuestra compañera, ya que portaban en sus manos cuchillos, procedemos a acercarnos a dichas personas, las cuales al vernos tratan de alejarse, pero nuestra compañera Lidia nos dice que la acaban de robar…”, motivo por el cual proceden a detenerlos.

Al “hacerles una revisión” le encontraron a Bryan en su mano derecha un cuchillo con mango envuelto con cinta de aislar negra con la leyenda “Ilko desing stainless Steel” y en la bolsa delantera del lado izquierdo de su pantalón un billete de 500 pesos y a Jacqueline, en su mano derecha “un cuchillo con el mango envuelto de cinta canela.”

Al igual que Bryan, Jacqueline negó la acusación y dijo que lo que se hizo en su contra “fue un levantamiento extrajudicial”, pues el incidente se registró una hora y media antes, donde participaron más agentes, algunos de ellos que se encontraban vigilando el edificio donde vive Bryan.

“Dos policías me dijeron que me iban a cambiar de carro, que si hacia desmadre me iba a ir muy mal y entonces me bajaron, la chica que iba delante se bajó encañonándome y me trasladan a otro carro sin saber el color ni la marca ya que me llevaban con la cabeza agachada y yo les pregunte cuál era la razón por la cuál me estaban haciendo eso… y en ese momento la federal que conducía me dijo que ya iba a empezar con mis mamadas y que me callara que era lo único a lo que tenía derecho”, manifestó Jacqueline.