El pueblo expulsó al edil, asegura Gregorio López

Señala que Chávez es un munícipe narco que aplicaba la ley templaria, por lo que ahora tiene nueve denuncias por homicidio.
El padre Goyo descartó entablar un diálogo con el presidente municipal.
El padre Goyo descartó entablar un diálogo con el presidente municipal. (Daniel Cruz/Archivo)

México

Gregorio López, párroco de Apatzingán, aseguró que no tiene un conflicto personal con el alcalde Uriel Chávez, y aseguró que el pueblo fue quien lo expulsó el lunes del palacio municipal.

“La realidad es otra. Aquí no es el padre Goyo. El padre es un cero a la izquierda. Es un pueblo el que está encabronado por un alcalde que es narco”, aseveró.

En entrevista con Carlos Zúñiga para MILENIO Televisión, sostuvo que hay nueve demandas contra Chávez por asesinato, “acaban de destapar una fosa con 13 cuerpos. Ya están apareciendo los  300 muertos que este hombre ha desaparecido de la ciudad”.

Sobre los elementos que posee para comprobar sus acusaciones contra el alcalde, el párroco sostuvo que “la única prueba es que (Chávez) es el supremo jefe, tiene la fuerza de la seguridad pública, Jaime Chávez que es un pariente suyo, atrás de él.

“La ley templaria era al agarrar a una persona, el alcalde tiene que palomear al que se lleva. Una, o se lo entregaba a su tío Nazario, mandándolo a la sierra; dos, lo metía al bote formalmente; tres le daban libertad, o cuatro, le daban piso”, refirió.

Asimismo, dijo que no está interesado en entablar un diálogo con el alcalde Chávez, ni poniendo por encima los principios del cristianismo, como el perdón.

“Yo con criminales no hablo, la neta, yo con los templarios no. pongo la otra mejilla. No significa ser pendejo o tarugo”, expresó.

Además, señaló que la próxima semana, un grupo de familiares de víctimas del crimen en Apatzingán viajarán a la ciudad de México y llegarán hasta el Senado.

“Van 50 (personas) con vendas en la boca, llevan un pañuelo a la cara, sin ver. Así como se llevaron a sus hijos a la sierra”.

Posteriormente, dijo que viajará a Francia, donde permanecerá durante dos meses para atender estudios universitarios.

Antes, en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, el párroco apuntó que Uriel Chávez quiere desviar el problema que tiene con el pueblo.

Le reclaman, dijo, 300 muertos “que él (Uriel) palomeó para que se los llevaran al cerro, a su tío Nazario que le pagó la campaña. Los enemigos políticos o adversarios de Los caballeros templarios fueron llevados a la sierra, mil 600 muertos y 300 secuestrados que están desaparecidos todavía”.

El sacerdotes dijo que Uriel Chávez sigue pasando información, y nómina, “ninguno del cabildo está con él. A cada trabajador se le quita el 15 por ciento”.

Agregó que el pueblo es el que ha forjado un equipo de 800 policías de barrio, más toda la gente de cada colonia que está concientizada del problema en Apatzingán y la colusión con el “cártel de la muerte”.

Yo solo, dijo, soy quien está haciendo las denuncias, el vocero, pero el problema es a nivel comunidad, y es Uriel Chávez quien lo ha polarizado para distorsionar la realidad y escudarse.

Gregorio López reprochó que el alcalde lo ha llamado “viejo cobarde, que soy pederasta, que he violado, que he robado”.

Por ello, presentará una denuncia ante lo grave de los señalamientos.

TEÓLOGO DOGMÁTICO

El sacerdote Gregorio López, mejor conocido como el padre Goyo, nació el 25 de mayo de 1967 en Pareo, municipio de Tancítaro. A los 27 años comenzó su carrera religiosa en Apatzingán. En 1997 viajó a Roma, donde estudió la licenciatura en Teología Dogmática. Gregorio López residió en Europa cuatro años.

En 2000 regresó al municipio de Mujica y más tarde se convirtió en el párroco de la iglesia en Dos Aguas, en la alcaldía de Aguililla.

En 2006 fue trasladado a Tepalcatepec, donde conoció a varios líderes de los grupos de autodefensa.

En 2010 regresó a Apatzingán donde se convirtió en el vicario de la catedral. Ese mismo año comenzó el programa de radio “Hombres Nuevos” que se transmite de lunes a viernes a través del 98.3 FM.