2015, prueba del ácido

Luego de ocho eleciones federales y la llamada transición democrática, la presidenta provisional del IFE declaró concluidas las actividades del órgano.

México

El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, afirmó que la mejor garantía de la autonomía del nuevo órgano es y será el apego irrestricto a la ley, por lo que tendrá presente su función en la aplicación de las reglas del juego democrático que todos conocen, han pactado y reconocido, “ni más ni menos”.

Al rendir protesta como titular del INE, Córdova dejó en claro que las elecciones son la prueba del ácido de las normas, los procedimientos y de las instituciones comiciales y, en ese sentido, la instrumentación y puesta a prueba de la reforma en 2015 “permitirá hacer un claro diagnóstico de las necesidades de mejora”.

EN SOLO 20 MINUTOS

Con una sesión solemne, encabezada por María Marván Laborde, concluyeron 23 años de vida del Instituto Federal Electoral (IFE) para dar paso a la creación del Instituto Nacional Electoral (INE), resultado de la reforma electoral.

Luego de haber organizado ocho procesos electorales federales y la llamada transición democrática, en menos de 20 minutos la presidenta provisional del IFE declaró formalmente concluidas las actividades del órgano electoral.

En lo que fue su última sesión de Consejo General, la todavía consejera presidenta se dijo confiada en que la transformación de la autoridad electoral fortalecerá la democracia mexicana, al tiempo que se despidió de la institución cuatro años antes de que concluyera su encargo.

“Vienen nuevos retos, desafíos personales e institucionales, estoy absolutamente cierta de que las autoridades electorales contribuirán al fortalecimiento de la democracia electoral, marcarán el rumbo para garantizarnos a ciudadanos y ciudadanas que la convivencia de las fuerzas políticas se dará siempre en un contexto de legalidad, de transparencia, de inclusión”, señaló.

Reconocida por todo el consejo general, que la despidió de pie y con aplausos, Marván Laborde salió por la puerta principal del IFE al haber sido la única consejera que no fue ratificada para integrar el INE.

Tras su salida de las oficinas centrales, comenzó la transformación hacia el Instituto Nacional Electoral, los letreros de los edificios y del salón de Consejo comenzaron a ser reemplazados para esperar la llegada de los nuevos consejeros.

En punto de las dos de la tarde comenzó la ceremonia protocolaria en la que Córdova rindió protesta como presidente del Consejo General del INE, con el compromiso de es aplicar una compleja y ambiciosa reforma electoral y llevar a buen puerto los procesos electorales del próximo año.

“Echar a andar la reforma de 2014 es una tarea titánica, pero no imposible; en este caso, nuestro objetivo debe ser no apostar por otra renovación integral del sistema electoral al cabo de los próximos comicios, sino, en todo caso, procurar para entonces una serie de ajustes y precisiones al nuevo contexto electoral”, puntualizó.

Adriana Margarita Favela, José Roberto Ruiz, Ciro Murayama, Marco Antonio Baños, Enrique González, Alejandra Pamela San Marín, Benito Nacif, Beatriz Eugenia Galindo, Arturo Sánchez y Javier Santiago son las personas que formarán parte del nuevo órgano electoral que tendrá bajo su responsabilidad organizar e iniciar con los trabajos de la próxima jornada electoral.

En esta nueva etapa, los partidos coincidieron en la importancia de que los nuevos consejeros estén a la altura de las exigencias de la democracia de México y logren exitosamente concretar los próximos comicios federales.

En tanto que el representante del PT, Pedro Vázquez, aseguró que si bien le apuestan al fortalecimiento de la nueva autoridad, las experiencias duras y difíciles que enfrentó el IFE no le darán “ni un cheque en blanco ni el beneficio de la duda” al INE.

En consecuencia, el consejero Murayama aseguró no pedir un cheque en blanco a los actores políticos ni a los ciudadanos ante la importancia de que la institución sea exigida y vigilada en cada decisión que se adopte.

“Esta autoridad electoral no debe ser temerosa, tampoco temeraria; debe aplicar la Constitución y la ley sin protagonismo, pero con energía; debe ser un árbitro discreto, no discrecional. La autonomía solamente se construye de una manera: Ejerciéndola. Esa es la tarea que nos han dado; en nuestras manos está cumplirla”, señaló.

:CLAVES

CRÍTICA

Lorenzo Córdova y María Marván fueron de los más críticos a la reforma electoral planteada por los partidos y que inicialmente pretendía la desaparición de los órganos locales.

Una vez aprobada, ambos consejeros, junto con Benito Nacif, rechazaron inscribirse al proceso de selección al que los obligaba los cambios constitucionales.

Tras el anuncio de los partidos que resaltaron la importancia de contar con su experiencia en el proceso de transición, los cuatro consejeros del IFE se inscribieron al proceso de selección.

En un principio se dijo que Marván Laborde estaba contemplada para un cargo de tres años, pero al final no prosperó esa propuesta.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]