Sentencian a 3 madrotas y 2 padrotes de Sullivan

Las sexoservidoras, cansadas del abuso de la pandilla de proxenetas, interpusieron una denuncia que derivó en la aprehensión de los delincuentes.
Un día los proxenetas llegaron exigiendo "derecho de piso" a las sexoservidoras.
Un día los proxenetas llegaron exigiendo "derecho de piso" a las sexoservidoras. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La Sexta Sala Penal ratificó el fallo en contra de seis tratantes de personas que operaban en la zona de Sullivan, en la Ciudad de México.

Según informó la Procuraduría capitalina, en el mes de julio de 2014, por sus condiciones de vulnerabilidad, 11 mujeres eran obligadas a prostituirse y pagar "derecho de piso" a los indiciados.

Las mujeres ofrecían servicios sexuales en la calle de Sullivan, colonia San Rafael, delegación Cuauhtémoc y estaban amenazadas de muerte o de daño a ellas o a sus hijos por parte de los delincuentes.

Conforme a las declaraciones de las agraviadas, los imputados llegaron a la zona donde éstas suelen esperar clientes, y les dijeron que controlarían sus actividades a partir de ese momento.

Entre los proxenetas se encuentran tres mujeres de nombre María Elena Zarate Estrada, Michelle Monserrat Bárcenas Ramírez e Inocencia Valerio Rosales. Los otros dos implicados responden a los nombres de Carlos Bermudez Velázquez y Alfredo Martínez Martínez.

No contentos con extorsionar a las mujeres, los delincuentes les prohibieron platicar mutuamente, hablar demasiado con los hombres interesados –para que no les quitaran tiempo– y tener contacto con policías a fin de evitar alguna denuncia. Además vigilaban con exactitud el lugar en el que se encontraban para que pagaran las cuotas correspondientes.

Las afectadas, cansadas del control y de esa explotación, denunciaron a los imputados, quienes fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público, quien ejerció acción penal en su contra por el delito de trata de personas.

Gracias a los elementos de prueba reunidos por la Procuraduría capitalina los hoy culpables pasarán 15 años en la cárcel cada uno.


ERM