• Regístrate
Estás leyendo: Procuraduría capitalina y el SAT van contra ‘Lord Ferrari’
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 21:24 Hoy

Procuraduría capitalina y el SAT van contra ‘Lord Ferrari’

La PGJ obtuvo dos órdenes de aprehensión contra el empresario Alberto Sentíes Palacio por el delito de fraude; el SAT lo investiga porque no acreditó la propiedad del Ferrari.

Publicidad
Publicidad

La situación jurídica del empresario Alberto Sentíes Palacio, conocido en redes sociales como Lord Ferrari, se complicó, porque la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal obtuvo dos órdenes de aprehensión en su contra por el delito de fraude, al mismo tiempo que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) comenzó a investigarlo porque no acreditó la propiedad de su vehículo de lujo.

La dependencia capitalina confirmó que la semana pasada consignó sin detenido las averiguaciones previas que tenía abiertas contra Lord Ferrari, desde antes del incidente vehicular en marzo pasado.

El ministerio público sostuvo la importancia de obtener las órdenes de aprehensión que finalmente un juez penal otorgó para que la Policía de Investigación lo presente para someterlo a juicio.

De hecho, el dueño del Ferrari que presuntamente ordenó a sus escoltas golpear a un automovilista tras un incidente en Viaducto Tlalpan ya no se encuentra en sus domicilios.

Tampoco asistió a la firma del convenio para reparar los daños con los que pretendía finiquitar la acusación de lesiones y en su lugar estuvo su hermano Francisco Javier Sentíes Palacio.

La Procuraduría capitalina aclaró que este acuerdo conciliatorio no es válido porque se firmó ante un notario público y aún no es ratificado ante el ministerio público de la Fiscalía Desconcentrada en Tlalpan.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino, Édgar Elías Azar, señaló que el caso no está cerrado como pretendían hacerlo creer a través del acuerdo conciliatorio.

Estableció que legalmente procede que la víctima conceda el perdón al llamado Lord Ferrari debido a que el delito de lesiones no es grave; sin embargo, está vigente la acusación por robo que, además se persigue de oficio.

Aclaró que aún cuando ya fueron notificados del acuerdo, el TSJDF únicamente informará al Consejo de la Judicatura, toda vez que el asunto continúa bajo resguardo de la procuraduría capitalina.

BAJO LA LUPA

Alberto Sentíes, no logró acreditar ante la procuraduría de la ciudad la propiedad de su vehículo Ferrari, motivo por el cual el SAT ya lo investiga.

Sentíes Palacio pretendía recuperar su automóvil, el cual le fue asegurado desde el pasado 16 de marzo, como parte de la averiguación previa FTL/TLP-3/T1/0291/16-03 que inició en su contra la PGJDF.

Sin embargo, un juez federal rechazó otorgarle una suspensión provisional al empresario, quien pretendía que se le regresara su auto.

Sentíes cobró notoriedad a partir de la golpiza que su escolta Sergio González Ibarra le propinó a un automovilista en la avenida Viaducto Tlalpan, el 11 de marzo pasado.

Días después, el cadáver de González Ibarra fue localizado en el hotel Ibiza de Atizapán de Zaragoza, donde ingresó un día antes con otro nombre.

El escolta dejó un presunto recado póstumo, firmado, culpando a su patrón por el citado incidente.

Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, juez décimo de distrito de amparo en materia penal, determinó no conceder la suspensión provisional, porque el empresario, no aportó documento alguno que acredite que es titular del vehículo automotor que reclama.

Sentíes solo acreditó la posesión del carro, situación que propició que la procuraduría solicitara al SAT información sobre el origen y propiedad del automotor de lujo, por lo que se inició una nueva investigación por parte de las autoridades hacendarias.

Sentíes aún tiene la opción de presentar una queja contra la resolución del juzgador de primera instancia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.