Menores enfrentan cargos por doble homicidio en Iztapalapa

Marcos Gregorio y Jonathan estarán internados en la Comunidad de Diagnóstico Integral para Adolescentes durante el proceso por el homicidio de una joven y su mamá en la colonia San Miguel Teotongo.
En la habitación del menor de edad encontraron una maqueta del departamento donde se llevó a cabo el homicidio.
En la habitación de uno de los menores encontraron una maqueta del departamento donde se llevó a cabo el homicidio.

Ciudad de México

Marcos Gregorio y Jonathan, de 17 y 16 años, enfrentarán un proceso penal por el delito de doble homicidio en el que presuntamente participaron el pasado 3 de mayo en la colonia San Miguel Teotongo en Iztapalapa.

Un juez especializado en justicia para adolescentes notificó la sujeción a proceso con restricción de la libertad, por lo que ambos jóvenes permanecerán internados en la Comunidad de Diagnóstico Integral para Adolescentes (CDIA).

De acuerdo con la Ley de Justicia para Adolescentes vigente desde el 2008 en la ciudad de México, los menores de edad podrían ser sentenciados a una pena máxima de sólo 5 años de tratamiento.

Es decir, que de ser declarados culpables de la muerte de una joven de 14 años y su mamá de 39, los presuntos homicidas estarán recluidos y sujetos a un programa de educación y terapias psicológicas individuales y grupales para conseguir su reinserción.

El 3 de mayo, Marcos y Jonathan, en complicidad con un niño de 13 años, ingresaron a la casa de las víctimas para agredirlas con objetos punzocortantes con el propósito de robar objetos de valor.

Un vecino de las víctimas observó que Marcos Gregorio llenaba varias cubetas con agua y al cuestionarlo, contestó que estudiaba con sus amigos y justificó que las manchas de sangre en su ropa eran de pintura roja.

Fue hasta que llegó el padre de familia cuando se percató que su esposa e hija estaban tiradas en el piso y al ser auxiliadas por los servicios de emergencia confirmaron que la niña había fallecido. La madre de familia murió camino al hospital por las múltiples heridas en el cuerpo.

La averiguación previa IZTP/IZP-10/T3/371/16-05 documenta que el doble crimen se registró en el domicilio ubicado en la calle Diego Rivera esquina con Ramos Millán, en la colonia San Miguel Teotongo.

El ingreso de los menores de edad a la vivienda de las víctimas fue fácil debido a que Marcos Gregorio y su mamá habitaban una pequeña casa en el mismo predio. De ahí que esperaron a que las mujeres estuvieran solas para agredirlas.

Como coadyuvantes del Ministerio Público, la familia de las víctimas exigió a las autoridades judiciales no dejar libres a ninguno de los tres presuntos homicidas; sin embargo, la ley establece como edad mínima los 14 años para ser susceptibles de una imputación penal.

Por ello, Gabriel, de 13 años de edad, quedó a disposición de las autoridades debido a que se negó a regresar a lado de sus padres por la violencia en la que vivía.

Este jueves se vence el plazo para que el Ministerio Público y la defensa presenten las pruebas que se desahogarán durante el proceso penal.