A prisión, padre que amagó a hijo con un cuchillo

Madrasta avaló violencia contra los tres hermanos, quienes son menores de edad.

México

El grave error que cometió Luis fue derramar un poco de sopa en la cama, suficiente motivo para recibir golpes una y otra vez hasta que su padre lo tomó por el cuello, le puso un cuchillo y amagó con matarlo.

Los gritos y llantos del pequeño y de sus dos hermanos alertaron a los vecinos de la colonia Santa Lucía, en la delegación Álvaro Obregón, quienes se asomaron por una rendija y se percataron del maltrato.

Más de uno llamó a la Policía capitalina y alertó a los uniformados sobre la violencia ejercida contra los tres menores.

Llegaron los uniformados y tras acreditarse con los adultos confirmaron que los menores de edad tenían marcas de golpes. Además, Luis presentaba una herida superficial en el cuello, producto de que le colocaron el cuchillo.

Además, los hermanitos estaban desnudos y al ser revisados por el médico legista certificó que además de las lesiones, que aunque tardan en sanar menos de 15 días, el daño psicológico es permanente en los niños de dos, cinco y nueve años de edad.

"Tienen heridas en proceso de cicatrización y el perito de psicología dictaminó que los niños presentan afectación psicológica, ocasionada por su padre y su madrastra", informó la fiscal de Niños, Niñas y Adolescentes, Maribel Mayer.

En sus declaraciones, el padre de familia y su pareja sentimental admitieron los correctivos físicos hacia los menores, a quienes dejaban encerrados todo el día porque ellos salían a trabajar.

Los niños expresaron que sus padres se separaron y desde ese momento no supieron nada de su mamá, además de que no iban a la escuela ni tenían oportunidad de salir a ningún lado.

Ahora los pequeños se encuentran bajo resguardo de la Procuraduría General de Justicia capitalina, el padre y la madrastra fueron presentados ante un juez de control por los delitos de tentativa de homicidio y violencia familiar, respectivamente.

La fiscal detalló que el hombre podría alcanzar una pena de hasta 32 años, mientras que su pareja sentimental seis años, aunque en ambos casos, el impartidor de justicia dictó prisión preventiva.