A prisión, Hipólito Mora y 26 ex autodefensas más

Tras ser trasladados a Morelia fueron ingresados al Centro de Readaptación Social y puestos a disposición de un juez para que respondan por el enfrentamiento ocurrido en La Ruana.
El fundador de las "autodefensas" fue trasladado a bordo de un helicóptero.
El fundador de las "autodefensas" fue trasladado a bordo de un helicóptero. (Luis Enrique Granados/EFE)

Michoacán

Por segunda ocasión en menos de un año Hipólito Mora, fundador de los grupos de autodefensa, pisó el Centro de Readaptación Social (Cereso) David Franco Rodríguez,  ya que ayer decidió entregarse junto con otras 26 personas, a la Procuraduría General de Justicia de Michoacán y ponerse a disposición de un juez para que respondan por el enfrentamiento  del pasado 16 de diciembre en La Ruana, donde murieron 11 personas.           

Desde el pasado viernes, el fundador de las autodefensas informó que se entregaría a la dependencia estatal para responder a un juez, luego de que el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, les diera hasta después de la Navidad para que se presentaran voluntariamente.

El pasado viernes por la noche comenzaron los bloqueos en La Ruana por parte de personas afines a Luis Antonio Torres, El Americano, con la finalidad de impedir el traslado de elementos de la Policía Ministerial o del Ejército, y así evitar la captura del elemento de la Fuerza Rural.

La tarde de este sábado, efectivos de la PGJE arribaron en helicópteros a la tenencia de Felipe Carrillo Puerto conocida como La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, ante quienes se entregó Hipólito Mora.

Cerca de las 16:00 horas de ayer la primera aeronave de la Policía Federal despegó de La Ruana rumbo a la capital michoacana, específicamente a las instalaciones de la PGJE, la cual trasladó a 19 personas, quienes finalmente ingresaron al Cereso.

Una hora después, un helicóptero artillado de la Secretaría de Marina arribó a la PGJE que trasladaba a Mora y otras ocho personas, donde los esperaban  Jaime Rodríguez, subprocurador de Morelia, y posteriormente llegó José Martín Godoy, procurador de Justicia, así como Javier Ocampo, secretario de Seguridad de Michoacán, para acompañarlos en medio de un fuerte dispositivo policial hasta el penal.

Bloquean accesos

Luis Antonio Torres, El Americano, quien también tiene orden de aprehensión por los hechos del pasado 16 de diciembre en La Ruana, desde la noche del viernes comenzó a movilizar gente y ayer estuvieron obstruidos los accesos a Buenavista Tomatlán, para evitar el arribo de policías y militares para capturarlo.

Los manifestantes acusaban a la gente de Hipólito Mora de ser los causantes de la violencia en la Tierra Caliente, así como a Alfredo Castillo; además, de que defienden a El Americano, quien se encuentra prófugo y las autoridades estatales y federales desconocen su paradero.

Hasta la noche de ayer, los inconformes mantenían los bloqueos que prácticamente tienen colapsados los municipios de Apatzingán, Buenavista Tomatlán y Tepalcatepec.

Minutos después de que Hipólito Maora ingresó al penal, el comisionado Castillo informó, a través de redes sociales, que el fundador de los grupos de autodefensa había sido puesto a disposición de un juez junto con 26 personas más y el juez tenía de 72 a 144 horas para definir su situación jurídica.

Castillo reiteró que Mora se entregó voluntariamente ante la PGJE por lo que fue trasladado a Morelia.

“Con la frente en alto”

Antes de ser llevado por agentes de la procuraduría estatal, el fundador de las autodefensas en La Ruana afirmó que se va preso “con la frente en alto”, como siempre lo ha hecho y confiado en las autoridades.

Refrendó el compromiso con su pueblo y denunció públicamente al grupo delictivo de Los caballeros templarios, que, dijo, ahora son representados por Luis Antonio Torres, El Americano, y Chuchín García.

Hipólito Mora invitó a los michoacanos y a todos los mexicanos a darle su apoyo y estar pendientes de su caso para que no se queden presos, porque, señaló, son inocentes.