El presupuesto de Sedena, de los más bajos del mundo

De acuerdo con el programa sectorial de la actual administración, el objetivo es canalizar hasta un punto porcentual al final de 2018.
SEDENA

Ciudad de México

El presupuesto para defensa en México es uno de los más bajos del mundo en relación con el producto interno bruto (PIB), por lo que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) consideró inaplazable aumentarlo para enfrentar los riesgos y amenazas del Estado, cumplir con mayor eficacia sus misiones y modernizar a las fuerzas armadas.

De acuerdo con el Banco Mundial, el gasto destinado al Ejército y Fuerza Aérea mexicanos (en relación con el tamaño de su economía) está por debajo de 100 países, incluido Belice, El Salvador, Honduras, Jamaica, Islas Fiji, Guyana, Gabón, Malawi y Mali.

La Sedena señaló que su gasto fluctúa en 0.5 por ciento del PIB, pero se requiere “fortalecerlo e impulsarlo” para que sea “congruente” con sus necesidades más apremiantes. El objetivo es colocarlo en 1 por ciento al término del actual sexenio.

En el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018 se indica que el presupuesto de los últimos años ha ido principalmente a gasto corriente y un porcentaje menor a gasto de inversión, “destacándose que su cuantía ha sido la mínima indispensable para mantener la operatividad del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana”.

El 24 de diciembre pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación el presupuesto autorizado para Sedena, que en 2014 asciende a 65 mil 236 millones de pesos.

La dependencia sostuvo, sin embargo, que ese gasto está “muy por debajo de la mayoría de países de América Latina, cuyo monto oscila en 1.31 por ciento”.

“Es inaplazable considerar las necesidades más apremiantes, como renovar los automotores, aeronaves, equipo de comunicaciones y de inteligencia, sistemas tecnológicos, entre otros pertrechos castrenses”, señaló en el documento.

Sedena hizo hincapié en que la renovación y modernización de los recursos materiales “tiene una justificación fundada y coherente con el desgaste de los medios y las amenazas y riesgos que enfrenta el Estado”.

Afirmó que se requiere fortalecer e impulsar el presupuesto sobre cuatro ejes: mejorar los recursos materiales; fortalecer la educación y adiestramiento militar; elevar la calidad de vida del personal castrense, e impulsar reformas legales, actualizar la doctrina militar y desarrollar investigación científica y tecnológica.

“La previsión del presupuesto de la Sedena, para que sea congruente a las necesidades de modernización de la institución, requiere un crecimiento sostenido y gradual para que al término de la administración se logre alcanzar una relación de 1 por ciento del PIB, calendarizando los recursos conforme a las necesidades institucionales.”

Comparación global

Mandos de la Sedena comentaron a MILENIO que en México “se ha hecho mucho con pocos recursos en materia de fuerzas armadas”.

Según el Banco Mundial, entre 2009 y 2012 México estuvo a la par de Irlanda, Nicaragua, República Dominicana y Malta en cuanto a financiamiento de su ejército.

Solo superó a Guatemala (que destinó 0.4 por ciento del PIB), Ghana (0.3), Moldavia (0.3) y Mauricio (0.2).

Colombia es el país que más invierte en defensa en América Latina. En 2012 se colocó en 3.3 por ciento de su producto interno bruto, de acuerdo con el organismo mundial.

En tanto, Estados Unidos destinó en ese periodo 4.2 por ciento del PIB; Rusia, 4.5 por ciento; Israel, 5.7 por ciento; Jornada, 4.7 por ciento; Omán, 8.6 por ciento; Sudán del Sur, 9.4 por ciento, y Arabia Saudita, 8.0 por ciento.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]