“Al polígrafo lo podemos engañar”, dice Mondragón

El comisionado nacional de Seguridad llama a la sociedad a hacer su parte y no entregar "mordidas" a los uniformados; inaugura en BCS foro al que acuden 40 corporaciones del mundo.

Los Cabos

Manuel Mondragón, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), afirmó que la prueba del polígrafo que se aplica a servidores públicos de la Policía Federal es vulnerable.

Dijo que en el nuevo plazo de un año que dieron los legisladores a gobernadores y alcaldes para alcanzar 100 por ciento de certificación de las policías se revisará la efectividad de los actuales controles de confianza para combatir la corrupción interna en la corporación y modificarlos en caso de ser necesario.

“Al polígrafo lo engañamos, ¡hombre, por Dios santo! Pero nosotros mismos no nos engañamos, no existe la posibilidad del autoengaño”, dijo en la inauguración del primer Congreso Internacional de Asuntos Internos

“¿Qué tanto hemos influido en los daños que se producen a la imagen policial y a la imagen del gobierno a los que pertenecemos, qué tanto estamos contribuyendo o no al divorcio con la sociedad a la que servimos”, se preguntó.

En el encuentro, en el que participan más de 40 corporaciones policiales del mundo, el funcionario reiteró que el polígrafo no es una prueba confiable, aunque dijo que no se aplica al 100 por ciento de elementos de la CNS y la PF, pues se realiza en “determinados niveles y en el caso del Distrito Federal”.

Luego, en conferencia de prensa, Mondragón señaló que en caso de la Policía Federal se ha cumplido con 98 por ciento de la certificación, mientras que a escala estatal y municipal el promedio de cumplimiento es de 70 por ciento, de ahí la importancia de que la fecha para cumplir ese requisito se haya aplazado.

“Es muy prudente que se retrasara esta meta, pero se aprovechará esta situación para hacer un análisis, cuya respuesta no tengo ahora.

“Sobre qué hacer con las pruebas de control de confianza, (para saber) si esta batería es la buena, falta, falla, sobra o es congruente con un resultado, eso se estará revisando este año. Estoy seguro de que a través del sistema Nacional de Seguridad Pública, con el apoyo de todas las autoridades, se verá si este es el protocolo que debe seguir o si debe tener cambios, todavía no lo sé”, agregó.

El comisionado sostuvo que para tener policías confiables y eficientes en México deben existir procesos de supervisión e inspección permanentes y líneas de conducta establecidas que permitan detectar a los malos elementos, como aquellos que no solo defraudan a la institución con actos delictivos o de corrupción, sino que pueden ser drogadictos.

“Mi posición sobre el antidoping positivo a drogas de curso ilegal es que estos elementos no pueden estar dentro de la corporación, porque necesariamente están en contacto con lo que la policía persigue, que es el tráfico de drogas; si las estás usando estás en contacto con ello y eso no es compatible con ser policía”, indicó.

Mondragón también “leyó la cartilla” a policías y ciudadanos. A los servidores públicos les reiteró la política de “cero tolerancia” a la corrupción, pero también afirmó que la sociedad es corresponsable de este fenómeno social.

Respecto a la labor de la autoridad para enfrentar los fenómenos de corrupción y mejorar los cuerpos policiacos, el comisionado subrayó la importancia del foro, en el que se compartirán las mejores prácticas.

El objetivo fue reunir a expertos y servidores públicos de las áreas de asuntos internos para “precisar las herramientas y homologar criterios de actuación en la materia”.

Otros objetivos serán conocer modelos académicos y experiencias institucionales “para la construcción de policías más profesionales y transparentes”, según el funcionario federal, quien dijo que desde que asumió la Comisión Nacional de Seguridad se enfocó en varios ejes de acción.

Entre otros destaca la eficiencia en el trabajo para recuperar la confianza ciudadana, pues si bien a veces las críticas son inmerecidas, la policía se las “ha ganado” en otras ocasiones, por lo que también se busca mayor vinculación con la sociedad y se aplica la política de cero tolerancia a la corrupción.

Ante los recientes casos en los que están implicados elementos de la Policía Federal, como los 13 secuestradores y homicidas que operaban en Acapulco, Guerrero, Mondragón expuso que la corporación es la primera en tratar de erradicar estos actos ilegales.

“Si alguien está interesado en que la corporación esté libre de sospecha y que los que hacen mal se vayan adonde tienen que irse, y los que hacen bien reciban el aplauso y el apoyo nuestro, somos precisamente los encargados de la Comisión Nacional de Seguridad y de la Policía federal”.

En el foro estuvieron también el general Óscar Naranjo, ex director de la Policía Nacional de Colombia, a quien el comisionado se refirió como “mi general, consejero y amigo”; Antonio Mazzitelli, representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para México, Centroamérica y El Caribe, y María Elena Morera, presidenta de la organización Causa en Común.

Mondragón se dio tiempo para enviar un mensaje en inglés a los asistentes.