Declaran policías por muerte de detenido en la Cuauhtémoc

Carlos Larios de Dios, de 42 años, reclamó a los agentes la forma en que arrestaron a tres personas, por lo que los oficiales presuntamente lo golpearon hasta que se desvaneció
Policías estatales tendrán acceso a acreditación de bachillerato
Archivo (Aristeo Abundis)

Ciudad de México

Al menos 20 policías preventivos de la Unidad de Protección Ciudadana (UPC) Buenavista rinden declaración ante el agente del Ministerio Público por la muerte de una persona en calles de la delegación Cuauhtémoc.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó que de acuerdo con las primeras indagatorias el cuerpo de Carlos Larios de Dios, de 42 años, se localizó cerca de las 23:00 horas del jueves en la calle Mina.

La víctima, que inicialmente se encontraba afuera de una tienda de conveniencia ubicada en la esquina de Mosqueta y Guerrero, al parecer reclamó a los policías la forma en que detuvieron a tres personas que habían participado en una confrontación con empleados del negocio.

Ante esa situación los uniformados presuntamente lo golpearon y subieron a una patrulla para trasladarlo a un juzgado por alterar el orden público, lo que fue grabado por sus familiares que se presentaron en el lugar para reclamar por su detención.

Durante el trayecto se presume que los policías habrían seguido golpeando a Larios de Dios, quien al desvanecerse fue bajado de la unidad en la esquina de las calles Mina y Aldama, colonia Buenavista.

Al lugar arribó una ambulancia del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), cuyo personal confirmó que esa persona se encontraba sin vida, por lo que se dio parte a las autoridades correspondientes.

De los hechos tomó conocimiento el agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial Cuauhtémoc 2, que inició una averiguación previa por el delito de homicidio.

En tanto, los tres detenidos por confrontarse con los empleados de la tienda de conveniencia fueron identificados como Roberto Velázquez Ledezma, Guillermo Hidalgo Vilchis y José García González.

En las próximas horas se determinará la situación jurídica de esos sujetos, así como la de los policías presuntamente involucrados en el homicidio de Carlos Larios de Dios.