• Regístrate
Estás leyendo: Policías se disfrazaron de bomberos para liberar a rehenes en Hermosillo
Comparte esta noticia

Policías se disfrazaron de bomberos para liberar a rehenes en Hermosillo

El presunto asaltante, identificado como Gibrán Alejandro Gracia, fue sometido por los agentes después de que abrió una de las puertas y se inclinó para recoger una pistola con la que pretendía suicidarse.
Publicidad
Publicidad

Luego de mantener a cuatro empleadas como rehenes durante tres horas, un sujeto que intentó asaltar una sucursal bancaria en Hermosillo, Sonora, fue abatido por elementos del Grupo Operativo Táctico de la policía municipal.

A las 8:40 horas de ayer, un hombre, de 31 años, amagó con un arma blanca a una trabajadora y la obligó a ingresar, junto con otras tres compañeras, al Banorte, ubicado en Plaza Patio Sendero, al oriente de la capital sonorense.

Tras activarse el código rojo, al lugar arribaron policías de los tres niveles en aproximadamente 15 unidades para acordonar el área e iniciar las negociaciones con el hombre para que se entregara.

Tres de las mujeres retenidas eran cajeras del banco y una más trabajadora de intendencia.

Según testigos, los policías se pusieron chalecos de reporteros, bomberos y socorristas de la Cruz Roja y se hicieron pasar por ellos para iniciar las negociaciones con el delincuente, quien pedía a cambio de las mujeres una pistola para suicidarse.

Después de casi tres horas de tensión, los agentes accedieron a dicha demanda y dejaron un arma en el piso. El momento más álgido se vivió cuando el hombre, identificado como Gibrán Alejandro Gracia, abrió una de las puertas y se inclinó para recoger la pistola.

Esta acción fue aprovechada por policías para ingresar en el sitio, tras lo cual se escucharon tres detonaciones. Las cuatro mujeres fueron rescatadas, en tanto que el delincuentes recibió tres impactos de bala, por lo que fue trasladado por la Cruz Roja a un hospital privado, en el que falleció minutos después.

En una imagen de la sucursal bancaria, que circuló en redes sociales, se observa a un sujeto amenazar con un cuchillo a una empleada, mientras que otra mujer le abre la puerta del establecimiento.

Grupo Financiero Banorte informó, en un comunicado, que sus colaboradores están “sanos y salvos”, y que al momento de este hecho no había clientes.

“Desde el primer momento estuvo, Banorte estuvo en coordinación y colaborando estrechamente con las autoridades de seguridad responsables de atender el incidente”, afirmó.

Por separado, el secretario estatal de Seguridad Pública, Adolfo García, exigió a los responsables de las instituciones bancarias contratar guardias privados armados para garantizar la seguridad de sus trabajadores.

El funcionario responsabilizó a estas empresas por la falta de protección a sus usuarios y empleados, y señaló que corresponde al Poder Legislativo obligar a las instituciones financieras a que cumplan con ello.

“Cómo es posible que ganen tanta lana y no puedan poner un guardia de seguridad”, externó.

El funcionario sugirió que los medios de comunicación presionen a los bancos para que contraten guardias privados.

“Los bancos no ponen guardias (privados) de seguridad, yo sé que no lo van a sacar (publicar), porque por ahí les venden publicidad, es la verdad, tengo derecho a decirla”.

“Cómo es posible que no pongan guardias de seguridad; ustedes han visto los papelitos con los que asaltan: señor usted disculpe, entreguen todo el dinero, perdonen la molestia”.

Dijo que la falta de guardias privados también ocurre en los grandes almacenes, donde se encuentra mercancía de mucho valor.

Consideró que para el estado es mucha inversión mantener policías dentro y fuera de un banco que, además, “esto es peligro para los ciudadanos”.

Dijo que en Sonora solo el Grupo Financiero Inbursa mantiene guardias armados privados en sus sucursales. 


jbh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.