Acusan a policía de Fuerza Civil de homicidio de menor

El elemento policiaco es presunto responsable de la muerte de un joven de 16 años de edad, al cual detuvo sorprendido inhalando tolueno, el pasado 12 de octubre.
Edgar Alejandro Martínez Pérez, de 16 años, fue detenido cuando se intoxicaba en vía pública
Edgar Alejandro Martínez Pérez, de 16 años, fue detenido cuando se intoxicaba en vía pública (Especial)

Monterrey

De nueva cuenta un elemento de la Fuerza Civil es acusado del homicidio de un detenido y recluido en el penal del Topo Chico, tras presuntamente acabar con la vida de un menor de apenas 16 años de edad.

Se trata del policía Raso, Jhovany Durán Vanegas, de 24 años, quien es presunto responsable de la muerte de Edgar Alejandro Martínez Pérez, de 16 años, tras detenerlo cuando se intoxicaba en vía pública.

De acuerdo a versiones de testigos, los hechos ocurrieron el pasado 12 de octubre poco después de las 18:00 horas, cuando el joven fue sorprendido inhalando tolueno, en calles del poniente de Monterrey.

Tras ser sometido a una revisión, se reveló que el uniformado rociaría la sustancia flamable en el rostro y pecho de la víctima y tras activarle una chicharra para darle toques, provocó que el fuego comenzara a calcinar al joven.

De inmediato los elementos intentarían sofocar las llamas que ya habían herido de muerte al menor, con quemaduras de segundo y tercer grado en el rostro y tórax, por lo que trasladarían el cuerpo a otro sitio.

Tras las graves quemaduras, la familia del menor recibió apoyo por parte del Hospital Universitario y de una asociación, para trasladarlo hacia un Centro Especializado en Galveston, Texas.

Desafortunadamente, durante las últimas horas, autoridades estadunidenses revelaron la muerte del menor de 16 años de edad, tras las indagatorias de agentes de la Región Centro de Homicidios.

El uniformado aceptó las acusaciones por lo que días posteriores al ataque fue recluido en el penal del Topo Chico, donde enfrentaba los delitos de lesiones calificadas, abuso de autoridad e intimidación.

Se espera que en los próximos días, la Procuraduría de Justicia expida otra orden de aprehensión por el delito de homicidio, después de las investigaciones.