Detienen a ex policía por ataques en Iguala

La PF informó que ayer capturó a Luis Francisco Martínez Díaz, quien está presuntamente vinculado con el ataque a balazos al autobús de "Los Avispones", y el homicidio de Julio César Mondragón.
Policías de Iguala y Cocula fueron trasladados de la Ciudad de México al penal de Tepic, Nayarit.
Esta captura se suma a los otros policías de Iguala y Cocula detenidos por la desaparición de los 43 normalistas. (Javier Ríos)

Ciudad de México

Luis Francisco Martínez Díaz, ex policía del municipio de Iguala, Guerrero, fue detenido por elementos de la Policía Federal, por su presunta participación en el ataque a balazos contra el autobús en el que viajaba el equipo de futbol "Los Avispones" y el homicidio del normalista Julio César Mondragón, quien apareció desollado el 27 de septiembre.

La detención de este ex policía ocurrió un día antes de que se cumplieran cinco meses desde aquel 26 de septiembre cuando oficiales de Iguala y Cocula detuvieron a 43 normalistas y los entregaron a criminales de Guerreros Unidos, quienes, según la PGR, fueron asesinados, calcinados y los restos arrojados a un río.

El Juez Tercero de Distrito en Materia de Procesos Federales del estado de Tamaulipas giró una orden de aprehensión contra de Martínez Díaz, la cual fue cumplimentada ayer sobre la Avenida Periférico en Iguala.

El ex policía tiene 40 años y es originario de la comunidad de Apipilulco, municipio de Cocula, informó la Policía Federal en un comunicado.

Luego de que las autoridades confirmaron la identidad del detenido, los policías federales le notificaron que existía un mandamiento judicial en su contra.

Martínez Díaz será ingresado al Centro Federal de Readaptación Social No. 5 en Veracruz.

La noche del 26 de septiembre, los normalistas viajaban en autobuses cuando policías de Iguala y Cocula les impidieron avanzar. En ese momento hubo disparos de los oficiales en el que murió un normalista. Unos estudiantes huyeron a pie y otros a borde de autobuses.

Los policías realizaron una persecución y detectaron el autobús de Los Avispones al cual confundieron con el vehículo donde viajaban los normalistas. Lo atacaron a balazos. Ahí murió un jugador, el chofer y el director técnico quedaron heridos. El chofer murió en el hospital. Los oficiales dejaron ir al autobús cuando se dieron cuenta que era el vehículo equivocado.

En más enfrentamientos murió otro normalista y una mujer que viaja en un taxi. Un día después, el 27 de septiembre, apareció el cadáver desollado de Julio César Mondagrón.