Padrastro obligó a menor a caminar sobre brasas

Una mujer presenció cómo su novio obligó a su pequeño de dos años a caminar sobre brasas, castigado por portarse mal y "había que corregirlo de alguna manera".
Los tres policías rescataron a los menores de la violencia que vivían en su domicilio.
Los tres policías rescataron a los menores de la violencia que vivían en su domicilio. (Guillermo Villegas)

León, Gto.

Un hombre de 31 años, a manera de castigo, hizo que su hijastro de dos años caminara descalzo sobre brasas y luego lo obligó a soster una brasa por unos instantes. Todo esto, en presencia de la madre del menor.

Policías preventivos intervinieron y detuvieron a los dos adultos.

La detención fue a las 7 de la noche del lunes en la colonia Noria Septiem al oriente de la ciudad.

Los vecinos fueron quienes informaron a los policías del suceso después de que la menor de 8 años saliera del domicilio a pedir ayuda a los mismos diciéndoles que su padrastro había dañado a su hermano.

En total fueron rescatados cinco menores de edad, es una menor de 15 años, otra de 8, otra de 4, una niña más de dos meses de edad y el menor de un año y nueve meses.

Otros dos niños hijos de la misma mujer, desde hace varios meses ya se habían ido de la casa también por los maltratos, es un menor de 16 años y otro de 11 quienes viven con familiares.

Al llegar al domicilio, los policías presenciaron al menor y llamaron a una ambulancia para que fuera atendido de inmediato.

Los agentes relataron que al principio los padres negaron las acusaciones y argumentaron que había sido un accidente pero los policías recordaron que no era la primera vez que visitaban el domicilio para atender un caso de violencia ya que hace aproximadamente un mes acudieron a un reporte que hizo un vecino quien aseguraba que uno de los menores había sido golpeado.

Los dos adultos detenidos son Valentina Molina Gómez de 37 años, ella trabaja en una fábrica de calzado y su novio José de Jesús Becerra Aranda de 31 años, quien  no trabaja y se quedaba al cuidado de los hijos.

Policías narraron que al entrevistarse con el hombre después de ser detenido acpetó los hechos y les dijo que hizo pasar al niño sobre las brasas porque se portaba mal y porque había que corregirlo de alguna manera.

Dicen los oficiales de policía que al momento de subir a la patrulla, los dos adultos se fueron abrazados y se tomaban de la mano.

Mientras que las niñas de 4 y 8 años de edad se alegraron y dijeron: “ya no nos van a pegar", según testimonio de los policías. 

Lo menores ya están a salvo en el área de trabajo social de la Policía Municipal.