Busca PGR ganar confianza ciudadana

Entre las metas que se plantea esa dependencia también está implementar en tiempo y forma el nuevo Sistema de Justicia Penal y reducir la impunidad en las instituciones de procuración de justicia.
“Vamos a facilitar el procedimiento de manera que evitemos trampas”, afirmó Murillo Karam.
El procurador Jesús Murillo Karam. (Héctor Téllez)

México

La Procuraduría General de la República se planteó como meta fortalecer la confianza de la ciudadanía en las instituciones de procuración de justicia, además de poner en marcha, sin retrasos, el sistema de justicia penal, lograr una justicia eficaz y reducir la impunidad.

De acuerdo con el Programa Nacional de Procuración de Justicia 2013-2018 que hoy se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la PGR reconoció que la desconfianza que existe entre los ciudadanos hacia los servidores públicos y viceversa, ha llevado a que la autoridad frecuentemente actúe sin la validación de la legitimidad ciudadana.

En el documento se menciona que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, detectó, que en la institución que recibió de la administración panista, no existía un planteamiento institucional que permitiera atender los delitos de su competencia.

"Desde una perspectiva más amplia resulta evidente que en los años anteriores la acción de la PGR no se sustentó en una política pública definida y explícita, que fuera evaluable y transparente.

"La acción de la PGR tenía más un carácter reactivo que atendía a los problemas de coyuntura; los objetivos se fijaban a corto plazo y atendían a las prioridades institucionales, dejando de lado al ciudadano", aunado que las tomas de decisiones se orientaban por la "intuición".

Asimismo, se indica que la nueva administración descubrió deficiencias en la estructura, coordinación, mando y operación de la institución.

Ahora, la gestión de Murillo Karam se ha planteado como meta número uno fortalecer la confianza ciudadana en las instituciones de procuración de justicia, atendiendo principalmente los delitos de alto impacto y coordinar los esfuerzos para desarticular estructuras operativas de la delincuencia organizada.

De igual manera, implementar en todos los ámbitos de la procuración de justicia, la reforma constitucional en materia de derechos humanos; garantizar la atención y protección a las víctimas del delito y combatir la corrupción, y transparentar la actuación del personal sustantivo ante la ciudadanía.

Como segunda meta, se buscará asegurar la implementación en tiempo y forma del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, para lo cual se impulsará las iniciativas de reformas legales derivadas del mandato constitucional; preparar y ejecutar el plan de transición y operar el sistema penal.

Otro de los objetivos trazados es lograr una procuración de justicia eficaz y eficiente, por medio del desarrollo de un modelo sistemático de operación institucional; diseñar un esquema integral de cambio cultural; reordenar la agenda de cooperación internacional orientada al mayor beneficio del Estado Mexicano.

Mejorar la calidad técnico-jurídica de las opiniones emitidas; fomentar el estudio y el crecimiento profesional en el personal; fortalecer el uso de métodos y técnicas científicas en la investigación y priorizar el uso de la inteligencia en la investigación y persecución de los delitos.

La cuarta meta tiene que ver con reducir la impunidad, por lo que se fortalecerán los mecanismos de evaluación técnico jurídica, inspección, supervisión, investigación, fiscalización y control de la actuación del Ministerio Público.

También se fortificarán los mecanismos para la recepción, atención y seguimiento de la denuncia; se dignificará al personal sustantivo mediante el fortalecimiento del servicio profesional de carrera y se combatirán los excesos del uso de la fuerza por parte del personal sustantivo.