Relacionan al “Pichilo” con 17 multihomicidios

Entre los crímenes más sonados están la masacre del Kombo Kolombia, en enero de 2013, y los cuatro asesinados encontrados en una noria el 11 de marzo de este año.

Monterrey

José Isidro Cruz Villarreal, alias “El Pichilo”, recapturado la madrugada del domingo está relacionado con 17 multihomicidios, entre los que se encuentran el asesinato de 18 integrantes del Kombo Kolombia y de cuatro personas cuyos cadáveres fueron encontrados en una noria en Salinas Victoria el pasado 11 de marzo.

El procurador de Justicia del Estado, Adrián de la Garza Santos, informó que Cruz Villarreal, quien había huido del Cereso de Apodaca en febrero de 2012, era jefe del área comprendida por Mina, El Carmen, Salinas Victoria, Hidalgo y Abasolo, para un grupo de la delincuencia organizada.

La detención ocurrió luego de que Carlos Pérez González, de 28 años de edad, quien fue capturado el 9 de marzo, revelara la ubicación de los cuatro cadáveres en una noria en el poblado Los Villarreales, en Salinas Victoria, y refiriera que su jefe y autor de dicho crimen es José Isidro Cruz Villarreal, aportando datos para su localización.

Es por ello que la Procuraduría de Justicia “cazaba” desde hace unos días a Cruz Villarreal, quien fue ubicado la madrugada del domingo en el municipio de Escobedo y finalmente detenido en la colonia Cumbres del sol, en Monterrey, hasta donde llegó el procurador Adrián de la Garza Santos.

Fueron elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes después de un intercambio de balas con el presunto delincuente, lograron que se rindiera junto con otras dos personas que lo acompañaban, un hombre y una mujer, a la 1:40 del domingo.

“El Pichilo” y sus subordinados fueron ubicados por los investigadores estatales operando en el municipio de Escobedo, donde se desplazaban a bordo de un antiguo vehículo Grand Marquis en color blanco.

El sábado en la noche le dieron seguimiento de cerca desde ese municipio y al llegar a Libramiento y avenida Lincoln, Cruz Villarreal se percató de la presencia de los policías y se dio a la fuga, iniciándose una persecución hasta la colonia Cumbres del Sol, donde fue cercado.

Pese a estar en la “mira”, José Isidro trató de evadir nuevamente la acción de la justicia, se enfrentó con los investigadores, quienes después de un intercambio de balas, lograron que se rindiera sin que se hayan registrado lesionados o daños.

Se descartó que los presuntos cómplices que lo acompañaban, Jesús Guadalupe Frías Mendoza, “El Gordo”, de 21 años; y Patricia Rentería Martínez, “La Paty”, de 30, tuvieran relación con el asesinato de los músicos.

En rueda de prensa, el procurador Adrián de la Garza Santos señaló que, en sus primeras declaraciones, Cruz Villarreal manifestó que junto con otros cómplices, entre ellos uno a quien identificó como Javi “El Choco-Rol”, privó de la libertad a los músicos y técnicos del grupo musical Kombo Kolombia, y posteriormente los mataron y arrojaron a una noria en el municipio de Mina el 27 de enero de 2013.

“Refieren que se sentían traicionados, en virtud de que ellos habían apoyado en su inicio a este grupo (el Kombo Kolombia) y que estaban tocando para el grupo contrario a antagónico al de Los Zetas”, indicó el procurador.

A los detenidos se les decomisó un automóvil Ford Grand Marquis, un arma calibre .45 y otra de calibre .9, además de dos chalecos antibalas y 61 envoltorios de plástico con hierba verde, aparentemente mariguana.

José Isidro Cruz Villarreal es uno de los 37 reos que lograron evadirse del penal de Apodaca la madrugada del 19 de febrero de 2012, cuando otros 44 internos, integrantes de un grupo rival, fueron masacrados en el interior.

Tras la fuga masiva del Cereso de Apodaca, la mayoría de los reos evadidos han sido recapturados en Nuevo León y en otras entidades, además de que algunos han sido abatidos durante operativos policiacos o militares.