Faltan dos personajes clave por detener

Los presuntos delincuentes clave son el jefe de sicarios Gildardo López Astudillo y el ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez.
Felipe Flores, ex titular de la SSP.
Felipe Flores, ex titular de la SSP. (Especial)

México

La Procuraduría General de la República (PGR) aún tiene pendientes por cumplimentar dos órdenes de aprehensión contra personajes que son clave para fortalecer la investigación que realiza por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Funcionarios federales comentaron que una vez que se logre la captura de estos presuntos delincuentes, el agente del Ministerio Público federal estará en condiciones de sustentar en tribunales el delito de desaparición forzada contra los implicados en este caso.

Los presuntos delincuentes clave en esta investigación son Gildardo López Astudillo, El Gil, jefe de sicarios del grupo denominado Guerreros Unidos, y Felipe Flores Velázquez, ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, Guerrero.

De acuerdo con las investigaciones de la PGR, El Gil fue quien informó, a través de un mensaje celular, al jefe absoluto de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, el conflicto que se había suscitado en Iguala el 26 de septiembre, con la llegada de normalistas en varios autobuses.

López atribuyó los actos al grupo delictivo contrario, Los Rojos, por lo que Sidronio creyó que se trataba de gatilleros enemigos y aprobó las acciones para defender su territorio; eso propició que se llevaran a los normalistas a Cocula, donde fueron asesinados, según declaraciones de otros sicarios.

Mientras que Felipe Flores Velázquez avaló el ataque contra los normalistas, tras recibir la orden del entonces presidente municipal de Iguala José Luis Abarca.

Mencionaron que la reciente detención de Felipe Rodríguez, El Cepillo, quien según declaraciones de sicarios fue quien ordenó quemar los cuerpos de los normalistas, también permitirá sustentar el delito de desaparición.