Dos de 4 peritajes afirman que sí hubo fuego en Cocula

Un Grupo de Expertos en Materia de Fuego informó hoy que hay evidencias para afirmar que sí existió un fuego de grandes dimensiones, como lo informó PGR; el GIEI y los peritos argentinos discrepan.
Restos encontrados en el basuero de Cocula fueron enviados a Austria.
La PGR, el GIEI, peritos argentinos y un grupo colegiado en materia de fuego realizaron sus peritajes sobre la posible incineración de los 43 normalistas en el basurero de Cocula. (Héctor Téllez/Archivo)

Ciudad de México

En el basurero municipal de Cocula se han realizado cuatro peritajes y en dos de ellos se ha determinado que sí hubo un fuego controlado de grandes dimensiones en el que posiblemente calcinaron los cuerpos de al menos 17 de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Hoy, a más de año y medio de la desaparición de los estudiantes, el Grupo Colegiado de Expertos en Materia de Fuego informó que en este cuarto peritaje encontraron evidencia suficiente para afirmar que sí existió un fuego controlado de grandes dimensiones, que al menos 17 cuerpos fueron calcinados en el lugar y que las condiciones de tiempo y circunstancias indican que existe la posibilidad de que hayan sido quemados 43 cadáveres.

Primer peritaje

El primer peritaje fue realizado por la Procuraduría General de la República, cuando Jesús Murillo Karam estaba al frente de la dependencia.

La PGR informó el 7 de noviembre de 2014 que los normalistas fueron trasladados al basurero de Cocula, unos ya habían muerto por asfixia y otros fueron asesinados.

Criminales de Guerreros Unidos hicieron un círculo con piedras y alrededor aventaron llantas y leña. Encima de esto colocaron los cuerpos de los jóvenes "en forma de plancha", es decir, unos en forma vertical y encima de esos colocaron en horizontal otros cadáveres.

Los integrantes de Guerreros Unidos prendieron fuego a los cuerpos y para que no se extinguiera le arrojaron diesel, gasolina, plástico y lo que encontraron en el basurero. Los cuerpos ardieron aproximadamente 14 horas, desde la medianoche del 27 de septiembre, indicó PGR.

Después los criminales echaron los restos de los cuerpos incinerados a bolsas de plástico para basura y vaciaron el contenido al Río San Juan, pero uno de los detenidos arrojó una bolsa.

El entonces procurador Jesús Murillo Karam dijo el 27 de enero de 2015 que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron "privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río. En ese orden. Ésta, es la verdad histórica de los hechos, que debe tener validez jurídica ante los órganos jurisdiccionales".

Segundo peritaje

En noviembre de 2014, el Estado mexicano y representantes de los 43 normalistas desaparecidos firmaron un acuerdo para solicitar la asistencia de un grupo de expertos independientes para investigar el caso.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos designó a cinco personas para integrar el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, el cual inició su investigación el 2 de marzo y terminó el 2 de septiembre. Después el plazo se extendió del 31 de octubre de 2015 al 30 de abril.

El GIEI presentó el 6 de septiembre su primer informe en el que afirmó que los 43 normalistas no fueron calcinados en el basurero de Cocula, lo que generó dudas ante el contraste con el peritaje oficial de PGR.

"El GIEI llegó a la conclusión de que los muchachos no fueron incinerados en el basurero de Cocula", dijo Francisco Cox, uno de los expertos. Agregó que el perito peruano José Torero fue al lugar el 12 de julio y afirmó que el basurero no tiene las condiciones necesarias para incinerar a los estudiantes.

En respuesta, la procuradora general de la República, Arely Gómez, anunció el 6 de septiembre que solicitaría un nuevo peritaje "con un cuerpo colegiado de peritos forenses del más alto prestigio" y dijo que invitarían a José Torero a participar en el estudio.

Al mes siguiente, el 8 de octubre, la procuradora informó que siete expertos de cinco países realizarían el nuevo peritaje: Renne Kolsaka (Canadá), Ursula Wittwe (Alemania), John D. Dehaan (Estados Unidos), Ricardo Saldaña y Ricardo Damián Torres (México), Antonio del Amo (España) y el cubano Enelio Torres García.

Sin embargo, el 29 de febrero, la PGR informó en un comunicado que la dependencia y el GIEI acordaron no revelar ni el número de integrantes ni sus nombres y que ya estaban trabajando en el caso.

Tercer peritaje

El 9 de febrero el Equipo Argentino de Antropología Forense informó que no existían pruebas científicas que demuestren que los 43 estudiantes fueron calcinados en el basurero e indicaron que el lugar sirvió para cometer múltiples delitos porque se encontraron restos óseos de al menos 19 personas.

El equipo argentino manifestó que solicitarían a la PGR que no se realice un nuevo peritaje, por lo que propusieron reunirse con los peritos de la Procuraduría y del GIEI para discutir los diferentes resultados de cada uno y llegar a una conclusión conjunta.

Cuarto peritaje

El grupo colegiado, formado por PGR y el GIEI ante las dudas de si fueron calcinados los estudiantes en Cocula, informó que en el lugar sí hubo un incendio controlado de grandes dimensiones, que al menos 17 personas fueron quemadas y las condiciones de tiempo y circunstancias indican que existe la posibilidad de que hayan sido quemados 43 cuerpos.

Los seis expertos que integran el Grupo Colegiado en Materia de Fuego y que participaron en el nuevo peritaje en el basurero de Cocula, Guerrero, son los peritos José Luis Torero (Perú), Mario Saldaña Nolasco, Ricardo Damián Torres (México), John DeHaan (Estados Unidos), James Quintire y Frederic Mowrer.