Percances viales, mayores en jóvenes: estudio

Los principales afectados son los peatones, los ciclistas y los motociclistas, según el World Health Organization.
El INEGI reportó 378 mil 322 accidentes en el país el año pasado
El INEGI reportó 378 mil 322 accidentes en el país el año pasado (Roberto Alanís )

Monterrey

Un estudio realizado en 2015 por World Health Organization reveló que los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte a nivel global en jóvenes de entre 15 y 29 años, pues cobran 1.2 millones de vidas cada año.

Además, dentro de sus hallazgos destaca que los países menos desarrollados son los que presentan la mayor tasa de accidentes, el doble que los países de primer mundo y representan el 90 por ciento del global de muertes por choques.

Los principales afectados son los peatones, los ciclistas y los motociclistas, con un costo para los gobiernos de 5 por ciento del PIB; en el documento se establece que las acciones emprendidas por las administraciones de países con ingresos medios o bajos no han sido suficientes para prevenir este panorama.

Aunque, dice, sí se ha percibido una leve mejoría en un comparativo desde el 2011 a la fecha, desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el compromiso de una Década de Acción para la Seguridad Vial (2011-2020).

Ya en el análisis del World Health Organization se desglosa que las tres principales causas de muerte entre los jóvenes de entre 15 a 29 años son: accidentes viales (más de 325 mil muertes al año), suicidio (250 mil decesos), VIH/sida (menos de 250 mil muertes).

El reporte muestra que 68 países han tenido un incremento de incidencia en accidentes en carretera, de los cuales, el 84 por ciento son países de bajos o medianos ingresos, cabe destacar que el índice de natalidad también ha aumentado y es una variante que juega un papel importante en la estadística.

Mientras que la cifra global de muertes por impacto es de 17.5 por 100 mil habitantes, en países con mediano ingreso es de 18.5, y en las economías menos desarrolladas asciende a 24.1, es una diferencia del doble si lo comparamos con países de ingresos altos, los cuales presentan sólo 9.3 por cada 100 mil personas.

Por otro lado, la incidencia de muertes por accidentes viales en el continente americano es de 15.9 por cada 100 mil ciudadanos y los más afectados son automovilistas con el 35 por ciento, después los peatones con el 22 por ciento, y en tercer lugar con el 20 por ciento son motociclistas.

Cabe destacar que en una estadística emitida por el INEGI señala que durante el año 2015 se registró en el país un total de 378 mil 232 accidentes, de estos, 73 mil 563 (19.4%) se reportaron heridos; 300 mil 679 (79.5%) fueron daños materiales y los 3 mil 990 restantes (1.1%), involucraron al menos una persona muerta.

Entre las recomendaciones del World Health Organization están: implementar y hacer cumplir las leyes de tránsito, regular la velocidad correctamente, que dejen de venderse al por mayor los vehículos que no cuentan con estándares de seguridad, y que las carreteras se construyan pensando en la movilidad como un aspecto integral también para peatones.

Prevención de choques, un tema pendiente

En el caso de Nuevo León, el aspecto de prevención de choques por circular bajo los influjos de bebidas embriagantes ha quedado rezagado al igual que la ley encargada de regular este problema, pues los operativos antialcohólicos no son suficientes.

Así lo consideró Ricardo Cantú Jauckens, presidente de No a conducir ebrio, NACE AC, y miembro de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Víctimas contra la Violencia Vial (FICVI).

“Definitivamente sentimos que sí ha aumentado (muertes viales por abuso de alcohol) desgraciadamente no se está aplicando la ley estatal de prevención al abuso del alcohol, en ella se contempla que la persona que viene alcoholizada debe de cumplir con un arresto administrativo de 8 a 12 horas y la gran mayoría de los municipios no lo están haciendo”, expresó.

Asimismo explicó que están preparando una iniciativa para presentarla en el Congreso local en dos meses aproximadamente para realizar un observatorio de seguridad vial que concentre todas las cifras de accidentes de tráfico por ebriedad debido a que el Estado no lleva un registro en este tema.