Tamaulipas olvida sus penales: Observatorio

El presidente nacional del organismo ciudadano, Francisco Rivas dijo que no hay condiciones sociales necesarias
Las autoridades federales tienen que hacer las labores de vigilancia, lo que le toca al estado, afirma.
Las autoridades federales tienen que hacer las labores de vigilancia, lo que le toca al estado, afirma. (José Luis Tapia)

Tampico

Tamaulipas no ha creado las condiciones sociales y de seguridad necesarias, para que la delincuencia deje de operar al interior de sus penales, pero además ha descargado sobre la federación su responsabilidad de garantizar la seguridad a los ciudadanos, aseguró el director general del Observatorio Nacional Ciudadano.

Francisco Rivas Rodríguez, explicó que los penales de Tamaulipas siempre serán un foco de atención, debido a que el estado no ha trabajado para controlar el problema de autogobierno que ejercen los internos.

"En penales de Tamaulipas el problema es el autogobierno, y con base en ellos siempre será un foco de atención porque el estado no ha sido responsable en la rectoría de la seguridad". Precisó que la causa es que Tamaulipas ha dejado al gobierno federal las funciones primordiales que debería tener como estado, en cuanto a garantizar seguridad.

"El estado no ha sido responsable en la rectoría de la seguridad, ha descargado sobre la federación las funciones sustantivas que tiene de brindarle seguridad y justicia a sus ciudadanos".

Indicó que si bien Tamaulipas no presenta, de acuerdo a la información oficial, un problema por la falta de policías penitenciarios, se presentan varios factores importantes, como por ejemplo el salario que perciben, pues en los estados siempre son los mayormente mal pagados, y eso facilita que se presten a actos de corrupción, que permiten el autogobierno y el ingreso de objetos prohibidos.

Precisó que este cuerpo policial recibe una capacitación de baja calidad, que no logra impactar en las conductas de los internos para desarrollar habilidades, y aunque los custodios tomen todos los cursos sobre protocolos de actuación alineados con la reforma constitucional a los Derechos Humanos y las normas internacionales, no los pueden aplicar, porque no hay condiciones hacia el interior.

"Podrán decir que existen los protocolos, pero solamente logran que yo pueda cambiar mi conducta, y más allá de eso tampoco genera condiciones, aunque yo quisiera aplicar cabalmente los protocolos, porque no hay el entorno para hacerlo".

Precisó que ante ellos la Secretaría de Gobernación aceptó que el 50 por ciento de las llamadas de extorsión que existen en el país, salen de los penales de Tamaulipas, lo que significa que tampoco están aplicando recursos para tecnología, en México solo Baja California y la federación han comprobado que tienen un sistema operando, aunque señaló que en el caso de que la entidad tenga los aparatos, hay que verificar con cuántos cuenta, pues la presencia de algunos equipos no inhibe por completo la señal.

"Gobernación reconoció que el 50 por ciento de las llamadas de extorsión salen de la penales de Tamaulipas, ¿cómo puede ser eso posible?, no lo tiene completo, hicimos un estudio que presemos y ahí dimos cuenta que solo la federación y Baja California tiene el 100 por ciento de los inhibidores por penal".

Aseguró que en general en la mayoría de los penales del país no hay un verdadero programa de readaptación, pero además se tiene que ver cuánto invierten en la integridad de cada uno de los internos, pues hay casos como en San Luis Potosí, Guerrero, Nayarit, Tabasco, Quintana Roo, Hidalgo, Chihuahua, Oaxaca, Tamaulipas, Baja California Sur, el Estado de México y Chiapas, que gastan apenas 7 mil pesos por año en dar alimentación a cada interno, con esa cifra las entidades están invirtiendo 19 pesos en alimentar a cada uno de sus reos por día.

"Gastan muy poquito, y nos debería de preocupar, yo tengo pocos custodios, gasto poco en el mantenimiento, no tengo infraestructura, no tengo los insumos tecnológicos, pues es un caldo de cultivo".