Protestan esposas de reos acoso de policías estatales

Al llevar a cabo una denuncia pública ante este medio impreso, diez mujeres manifestaron el abuso del que son víctimas.

Altamira

Diez mujeres, todas ellas esposas de personas que se encuentran detenidas en el Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira, denunciaron los abusos y el acoso sexual del que son víctimas por parte de elementos de la Policía Estatal.

Las señoras Brenda Alemán, Cinthya Ruiz, Diana Ceballos, Claudia Martínez, Berenice Vargas, Karen López, Diana del Castillo, Irma Méndez, Irasema Lorenzo, Daniela del Angel y Janeth Rodríguez se presentaron ante la redacción de Milenio Tamaulipas.

Explicaron que son familiares de reos que se encuentran recluidos en el penal de Altamira pagando condenas por diferentes delitos, y que desde hace un mes elementos de la Policía Estatal fueron asignados a la seguridad externa del penal, seguridad de la que aseguran, se han sobrepasado.

La señora Diana Castillo denunció que su hija, una adolescente de 15 años de edad, fue desnudada por uno de los oficiales, el pretexto fue que según así lo marcaba la seguridad, aún sabiendo que era menor de edad.

"Todo lo hemos denunciado al jefe de ellos, un comandante de nombre Miler Vásquez Noriega, pero no nos da respuesta, a mi hijo de tan solo 6 años también fue desnudado qué porque podría traer un arma, no es justo ese abuso", dijo la señora Irasema Lozano.

Afirman que son obligadas a tener que darles su número telefónico, pero al paso de los días reciben mensajes acosadores por parte de los policías, incitándolas a sostener relaciones sexuales con ellos, a cambio de darles privilegios en la próxima visita.

"Tenemos miedo a represalias...pero nos obligan a quitarnos hasta la toalla femenina en frente de ellos, eso es antihigiénico, nos manosean, y eso no les corresponde revisarnos, eso es tarea de los celadores, no de los Estatales" comentó una de las denunciantes.

En febrero del año pasado, numerosas mujeres también se manifestaron afuera del penal denunciando los mismos abusos sexuales.