• Regístrate
Estás leyendo: “¿Para qué los comunitarios si no tenemos problemas?”
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 05:46 Hoy

“¿Para qué los comunitarios si no tenemos problemas?”

Simplicio Valdés, comisario de la localidad, niega que hayan solicitado a esos policías, quienes desde hace tiempo están divididos.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

No había necesidad de policías comunitarias en el poblado de Xolapa, ahora dos grupos se "disputan el territorio" y se acusan mutuamente de tener nexos con el crimen organizado en Guerrero. Este sábado, el último enfrentamiento que tuvieron dejó como saldo 16 muertos.

En las inmediaciones del escenario de la refriega, además de casquillos percutidos de armas de grueso calibre, también se encuentra lo que parece una casa de seguridad, en la que los comunitarios del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg) operaban.

En esta cabaña hay llantas, tubos, lazos colgados en el techo y una puerta que da a otro cuarto... El día del enfrentamiento, charcos de sangre y un cuerpo acribillado en un costado daban la bienvenida a la comandancia o a la casa de justicia, como la llaman aquí.

"Ese cuerpo no era de los de aquí", explica Simplicio Valdés, comisario general de esta comunidad de menos de mil habitantes, enclavada en la zona rural de Acapulco, a poco más de una hora de la franja turística.

"Los difuntos de aquí se los llevaron en carretillas a sus casas a velarlos enseguida", pues en esta localidad predominan algunos usos y costumbres, aunque eso sí, enfatiza que la policía comunitaria del Fusdeg, que es una escisión de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), no es ni uso ni costumbre.

"La vivíamos tranquila. Era un lugar tranquilo. Uno conoce a su pueblo, ¿para qué queremos comunitarios si no hay problemas?", exclamó.

Desde diciembre, los comunitarios de Xolapa y el Ocotito han tenido roces derivados de presuntos vínculos con el crimen organizado: en marzo se enfrentaron con un saldo de siete muertos, y este fin de semana, previo a la elección, ambos grupos habían pactado reunirse desarmados y acordar una tregua... la cual se rompió en ese mismo momento.

El hijo de uno de los comandantes ultimados relata que, aproximadamente a las 6 de la tarde, un convoy de 10 camionetas arribó con integrantes del Fusdeg de Tierra Colorada, y abrieron fuego contra los policías comunitarios de aquí, que se encontraban en un retén en el acceso principal a la comunidad.

Todavía ayer, la camioneta roja con varios impactos de bala daba la bienvenida a Xolapa. "Fue una emboscada, los nueve compañeros comunitarios fueron acribillados: tenían el tiro de gracia", cuenta.

Entre los muertos está el dirigente de los comunitarios de este poblado, Ignacio Policarpio Rodríguez.

La Fiscalía General del Estado de Guerrero puntualizó que el enfrentamiento se dio entre los grupos encabezados por sus respectivos comandantes: Salvador Alanís Trujillo e Ignacio Policarpio, éste último "quien representaba un desprendimiento de dicha organización comunitaria".

"Al parecer tiene una disputa por el territorio del corredor Acapulco-Chilpancingo", asegura la autoridad judicial de la entidad.

Esa misma noche, en Tierra Colorada, los presuntos agresores reconocieron la muerte de tres de sus integrantes. Por los radios se escuchó ese número "de compañeros caídos"...

Para el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, se trata de un "lamentable suceso al margen del proceso electoral"... Xolapa también es Acapulco, el municipio que da más votos en la entidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.