Reconoce Osorio pendientes en nuevo sistema de justicia

El secretario de Gobernación dijo que a dos años de que venza el plazo para la entrada en vigor de la nueva reforma, aún se enfrentan a inercias que han retrasado el avance en el tema.
Osorio Chong (centro), junto a Martí y Miranda de Wallace.
(Archivo) Osorio Chong (centro), junto a Martí y Miranda de Wallace. (Dario Rodríguez/Micphotopress)

Ciudad de México

A dos años de que venza el plazo para la entrada en vigor del nuevo sistema de justicia penal, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció que hay varios pendientes, además de que aún se enfrentan a inercias que han retrasado el avance en el tema.

El funcionario federal recordó que para la implementación del nuevo sistema de justicia penal, se ha invertido más de 7 mil millones de pesos en la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Osorio Chong indicó que faltan por "armonizar" 400 leyes para que se adecuen a las reformas impulsadas; se necesitan plataformas y también terminar de capacitar a peritos, policías y jueces.

A pesar de ello, aseveró que no habrá marcha atrás, pues no existe justificación para retrasar la entrada de dicho sistema en 2016, pero es necesario "romper inercias" y enfrentar desafíos.

Al inaugurar el Sexto Foro Nacional Sobre Seguridad y Justicia, "Cómo sí implementar la reforma penal", el funcionario manifestó que se han planteado como meta para este año que estén operando de manera total o parcial este sistema en 28 estados del país.

Para ello, agregó, se formalizaron convenios y compromisos con gobiernos estatales y el Distrito Federal.

Por su parte, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, aseguró que el Poder Judicial de la Federación cumplirá en tiempo y forma con lo establecido por la reforma penal.

Subrayó que la sociedad está necesitada de creer en sus instituciones, y en particular, ansiosa de contar con jueces confiables.

Silva Meza consideró necesario realizar un esfuerzo permanente para que todas las personas constaten a diario que, el nuestro, es un país de instituciones, de leyes, un país en el que impera el régimen democrático constitucional, que persigue la comisión de delitos y conductas antijurídicas para conocer la verdad, para reparar los daños a las víctimas y sobre todo, para evitar la impunidad.