'Peinan' siete colonias en busca de 43 estudiantes

Fuerzas del orden y familiares revisaron baldíos, casas abandonadas, arroyos, cerros  y hasta basureros sin tener éxito.
Policías y militares en uno de los puntos que inspeccionaron.
Policías y militares en uno de los puntos que inspeccionaron. (Héctor Téllez)

Iguala

Alrededor de 200 elementos de la Marina, Ejército, Policía Federal, Policía Estatal y Ministerial se coordinaron este día para realizar la búsqueda de los 43 desaparecidos en los ataques a estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, cuando los normalistas fueron rafagueados presuntamente por policías y civiles armados, tras regresar de recabar fondos para sus prácticas profesionales. Sin embargo, no hubo hallazgos durante el operativo.

La búsqueda se inició desde las 6 de la mañana y terminó al caer la noche. Fue realizada en nueve puntos de revisión en siete colonias cercanas al periférico de Iguala, lugar en donde se suscitaron los hechos, entre las que se encuentra la colonia Pueblo Viejo, Circuito de las Lomas y el fraccionamiento Los Chocolines.

Junto a los agentes, nueve padres de los desaparecidos se incorporaron a la búsqueda que incluyó terrenos baldíos, colinas, cerros, arroyos, casas abandonadas, bodegas y zonas en donde en ocasiones anteriores se han encontrado a personas sin vida.

En el tercer punto de revisión de la colonia Los Chocolines, se puso énfasis en la localización de un basurero, pues se divisaban aves de rapiña merodeando el lugar. Al internarse por una zona de difícil acceso, atravesar un arroyo y llegar a un basurero, unos 15 elementos de la Policía Estatal pudieron constatar que solo fue una falsa señal de alerta.

"Si los padres deciden no seguir acompañándonos, nosotros vamos a seguir en la búsqueda. Es una buena señal que hoy no hayamos encontrado ningún cuerpo", aseguró el almirante Alejandro Salomón, director de la Policía Ministerial de Guerrero y coordinador del operativo.

Vecinos de las áreas salían de sus casas o rancherías y elementos policiacos aprovechaban para entrevistarlos y encontrar algún indicio del paradero de los jóvenes normalistas. Nadie dio información al respecto y evitaron dar entrevistas.

Salomón aseguró que este no es un operativo único, que por el contrario, la búsqueda será permanente y que dentro que el objetivo es encontrarlos, mientras no pararan de buscarlos, incluso si los padres de familia no continúan acompañándolos a las revisiones de las zonas.

Carlos Ortega, padre de Mauricio Ortega Valerio, uno de los 43 alumnos de los que no se sabe su paradero, calificó la coordinación de autoridades de insuficiente.

"Fueron muchas corporaciones pero no vi impacto en el operativo. Se supone que ellos ya deben saber que en qué lugares buscar y eso no se vio y para nosotros es preocupante. Queremos que nuestros hijos aparezcan con vida, vivos se fueron y vivos los queremos de regreso".

En tanto, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero recorrieron este miércoles pueblos cercanos a Chilpancingo para invitar a la ciudadanía a la marcha que realizarán en apoyo a los jóvenes normalistas de Ayotzinapa este 2 de octubre.