Negociar con el narco es reconocer que el Estados es incapaz de combatirlo

Cuitláhuac Salinas Martínez dijo que hacer lo que Fox pretende propiciaría que siga creciendo la delincuencia organizada, porque los recursos con que cuenta el narco se utilizan para corromper a ...
Conversación con Vicente Fox

Ciudad de México

Si se permitiera llegar a un “arreglo” con los cárteles del narcotráfico, como propone el ex presidente Vicente Fox, implicaría que el Estado Mexicano tendría que reconocer su incapacidad para combatir a la delincuencia organizada, aseveró el ex titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, Cuitláhuac Salinas Martínez.

Desde mi perspectiva, la pregunta simple sería ¿Por qué cuando fue presidente no lo hizo (proponer despenalizar el uso de la mariguana) si tenía las herramientas jurídicas y la facultad para poder implementar o desarrollar la idea y enviar a la legislatura federal?

El ex funcionario de la Procuraduría General de la República que durante la administración de Felipe Calderón tuvo en sus manos los casos de los delincuentes más peligrosos del país y que envió a la cárcel, dijo que en caso de hacer lo que Fox pretende, es decir, pactar con el narco, propiciaría que siga creciendo la delincuencia organizada, porque los recursos con que cuenta el narcotráfico se utilizan para corromper a muchas autoridades.

“Si lo fomentamos (un pacto con el narco) o llegar a un arreglo, de manera indirecta estaríamos fomentando también la corrupción”, dijo el ex zar anticrimen.

En entrevista con MILENIO, Cuitláhuac Salinas subrayó que más allá de un vacío de poder, por querer pactar con la delincuencia, se generaría “el reconocimiento de la incapacidad de generar paz y convivencia social”.

Vicente Fox es un empresario que desde hace tiempo busca que se despenalice el consumo de la mariguana, porque tiene interés en el cultivo y venta del enervante para fines medicinales; durante su mandato se registró la fuga del capo Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

El ex titular de la SEIDO comentó que el problema de la legalización de la mariguana está vinculado con muchos factores, entre ellos, educación, cultura, economía, delincuencia organizada o políticas de criminalidad por parte del Estado.

“Desde mi perspectiva, la pregunta simple sería ¿Por qué cuando fue presidente no lo hizo (proponer despenalizar el uso de la mariguana) si tenía las herramientas jurídicas y la facultad para poder implementar o desarrollar la idea y enviar a la legislatura federal? A mí me parece un poco desatinado que ahora que ya no es el presidente, ahora sí formule su argumento del posible tratado con la criminalidad.

“De hecho es demostrable, que los grupos criminales que hoy existen no se generaron en los últimos meses ni en los últimos años, tienen varios sexenios que existe; cuando él fue presidente (los grupos delictivos) ya estaban trabajando dentro del país, no veo porque que ahora que dejó el cargo trata de implementarlo”, expresó.

El ex titular de la SEIDO dijo que tampoco se puede comparar la amnistía que el presidente Carlos Salinas ofreció a los integrantes del EZNL tras el levantamiento armado en Chiapas, en 1994, con tratar de dar el mismo trato a los delincuentes.

“No estamos hablando de la misma forma de criminalidad, uno tenía un trasfondo, un movimiento propiamente social (el del EZLN), de reclamación y reivindicación de algunas circunstancias sociales; la criminalidad no se funda en esas particularidades, son organizaciones que están generando delincuencia, crímenes, con los que no se puede negociar; el día de mañana entonces tendríamos que negociar con los secuestradores por la incapacidad para combatir el secuestro y así con los pornógrafos infantiles…es absurdo”, declaró el ex funcionario.