Investigan muerte por negligencia en Tampico

Autoridades judiciales realizan las indagatorias por la presunta mala aplicación de una cirugía a una septuagenaria, la cual falleció meses después.
Hospital cemain.
(Milenio Digital)

Tampico

Cuatro doctores y varias enfermeras de un hospital privado de Tampico se encuentran bajo investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado; son acusados de negligencia médica en contra de una mujer que perdió la vida presuntamente por una mala cirugía.

Este caso se encuentra en la Agencia Segunda del Ministerio Publico Investigador mediante el expediente Averiguación Previa número 640/08.

Los hechos fueron denunciados por parte del señor Juan Carlos Martínez Luna residente de la zona centro de Tampico, quien asegura que su madre María Concepción Luna Hernández, quien contaba con 75 años de vida fue abandonada por el personal médico tras haberle efectuado una errónea cirugía.

Explica el trabajador que su madre asistia constantemente al hospital 'Cemain' de Tampico ubicado sobre la Avenida Hidalgo, ya que acudía a citas para el chequeo de la diabetes con el doctor Alfredo López López.

Al paso del tiempo la señora comenzó a tener afectaciones como la pérdida de la memoria y desorientación, lo que derivó en un problema para poder ingerir alimentos.

El neurólogo Edgar Zúñiga refirió que se tenía que aplicarle una sonda en el estomago para poder suministrarle alimento, siendo intervenida por los médicos Jaime Rentería y Antonio Veles Rojas el día 5 de junio del año 2008.

Durante la madrugada, una de las enfermeras introdujo alimento a la señora por la sonda de manera muy rápida, al paso de unos segundos, la señora comenzó a vomitar y arrojó trozos de la sonda.

"Fue el doctor Juan Sergio Ramírez Rosas quien me dijo, tu mamá está muy grave...paso algo inusual...estas cosas simplemente suceden, a tu mamá se le safó un broche del estomago y tiene algunas viseras perforadas, necesitamos operarla de inmediato", dijo el denunciante.

El doctor responsable de la operación no aceptó el error que había cometido y le dijo que la señora tenía que ser operada y sometida a terapia intensiva, pero solo tenía 40 minutos para pagar en caja o de lo contrario tenía que llevarse a su madre.

La desesperación de esta familia los obligó a sacarla de ahí y llevarla al Seguro Social, ahí les notificaron que efectivamente la mujer tenía varias viseras perforadas por los segmentos de la sonda mal instalada, al paso de 20 días doña Concepción murió.

Los familiares interpusieron la denuncia ante la PGJ por la negligencia de la que fue víctima madre, hasta el momento se siguen llevando a cabo las diligencias para deslindar responsabilidades.