Perro labrador muerde a mujer

Liliana Reyes, de 40 años de edad, fue atacada por el animal que se encontraba en la cochera de una vivienda, en la colonia Valle del Nazas.
La dueña del perro dijo que no se haría cargo de la lesión, ya que la mujer no tenía ningún motivo de pasar cerca de su casa.
La dueña del perro dijo que no se haría cargo de la lesión, ya que la mujer no tenía ningún motivo para pasar cerca de su casa. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Liliana Reyes González, de 40 años de edad, fue mordida en el brazo izquierdo por un perro de raza labrador, que se encontraba en la cochera de una vivienda ubicada entre las calles Sierra de la Santa Gertrudis y Paseo Cerro de las Calabazas de la colonia Valle del Nazas.

La afectada explicó que caminaba sobre la calle Paseo Cerro de las Calabazas y al dar vuelta hacia la calle Sierra de la Santa Gertrudis, el perro sacó la cabeza y la alcanzó a morder en el brazo.

Los hechos ocurrieron alrededor de la 13:30 horas, de inmediato Reyes González le reclamó a Sofía Rico Pérez, de 43 años de edad, dueña del perro, quien dijo que no se haría cargo de la lesión que le causó el perro, ya que no tenía ningún motivo para pasar cerca de su casa.

La afectada y la dueña del perro fueron presentadas ante el encargado jurídico, quien elaboró la denuncia de hechos y será un juez quien determine la sanción.

La perjudica solicitó la presencia de los elementos de Seguridad Pública, quienes se presentaron en el domicilio y al arribar se entrevistaron con Liliana Reyes, quien explicó cómo sucedieron los hechos.

Los policías le sugirieron a la dueña del labrador que Liliana Reyes fuera llevada con un médico para que la revisara, asimismo se diagnosticó que tendría que estar bajo observación médica.

El perro fue protegido y resguardado dentro de la vivienda, por lo que no fue entregado al personal de control canino para que fuera revisado y así determinar alguna acción en contra del perro.

Por su parte, Liliana Reyes le dijo a las autoridades policiacas que denunciaría a Sofía Rico, ante las instancias respectivas, además exigió que el perro fuera entregado al control canino.

Tanto la afectada como la dueña del labrador fueron presentadas ante el encargado jurídico, quien elaboró la denuncia de hechos cuyo documento será entregado al Tribunal de Justicia Municipal, para que finalmente un juez calificador determine alguna procedimiento administrativo.