Prófugo, policía que disparó en Huehuetoca

La procuraduría mexiquense busca a Alfredo Reyna Méndez porque mató a un menor e hirió a otra persona

Huehuetoca y México

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México informó que el policía municipal de Huehuetoca Alfredo Reyna Méndez se encuentra prófugo. La dependencia detalló que el oficial disparó y mató a Cristian Daniel Pérez, de 14 años, e hirió a Rafael Martínez, de 34.

De acuerdo con las autoridades, Reyna y su compañero, Usiel Ramírez, intentaron calmar una gresca entre grupos vecinales antagónicos que se reportó la madrugada del 2 de noviembre y derivó en la quema del palacio municipal.

El procurador Miguel Ángel Contreras informó que Ramírez está detenido e ingresará hoy al penal de Cuautitlán, acusado de los delitos de abuso de autoridad y omisión en sus responsabilidades como servidor público, pues durante la gresca, accionó en una ocasión su arma de fuego.

El procurador informó que las investigaciones continuarán por los daños causados al inmueble gubernamental y por un probable saqueo. Además ofreció actuar con estricto apego a derecho.

En compañía de la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rocío Alonso Ríos, el procurador informó que luego de que pobladores incendiaron el palacio municipal el pasado 2 de noviembre, “el municipio se encuentra en paz”.

El funcionario mexiquense  destacó la intervención oportuna de las autoridades estatales para preservar la gobernabilidad y salvaguardar la integridad de los pobladores, pues dichos actos se derivaron de que al parecer un policía municipal mató a un menor e hirió a un adulto.

Rojas Dávila dijo que “el gobierno del Estado de México lamenta profundamente estos hechos” y que el gobernador Eruviel Ávila Villegas dio instrucciones a la PGJEM y a las instancias competentes para que se atienda el caso con prontitud y con apego a la legalidad.

El centro de Huehuetoca se convirtió en una de las zonas más vigiladas del Estado de México y hoy más de 180 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) resguardan la presidencia municipal.

El 70 por ciento del palacio de gobierno está calcinado, luego de que un grupo de 50 habitantes lo incendió porque un policía municipal asesinó a Daniel Pérez Martínez, un menor de 14 años que regresaba a su casa después de presenciar el concierto del músico conocido como El Komander.

“El agente Alfredo Reyna Martínez se fugó, pero la procuraduría ya lo busca”, señaló Eduardo Barragán, secretario del ayuntamiento de Huehuetoca.

“Los vecinos estamos muy molestos e indignados; el policía le disparó sin piedad a un niño que no cometió ningún delito. Su único error fue ir a un baile con su tío”, dijo Mario Herrera, representante de la familia Pérez Martínez.

Luego del incidente, el palacio municipal fue acordonado y solo los trabajadores del ayuntamiento pueden ingresar a las oficinas. Adentro, una cuadrilla de más de 80 trabajadores comenzó las labores de limpieza.

“Entendemos el dolor de la familia, pero no justificamos el daño que le hicieron a la presidencia municipal; por eso interpusimos una denuncia por daños, robo e intento de homicidio, ya que los vecinos que incendiaron el ayuntamiento también trataron de matar a tres elementos policiacos”, recordó Barragán.

“La familia y los habitantes exigen justicia. Todos están hartos de la impunidad y quieren que el gobierno de Eruviel Ávila ponga más atención en este municipio, donde la gente está harta de los policías corruptos y poco capacitados”, expresó Mario Herrera.

Al respecto, el alcalde de Huehuetoca, Benito Jiménez, narró que a las 02:30 del sábdo se registró en la explanada principal una gresca vecinal que los dos agentes intentaron detener, sin éxito, por lo que la turba empezó a golpearlos y ellos detonaron sus armas.

“A raíz de este suceso, los vecinos irrumpieron en el palacio de gobierno y destruyeron y  quemaron las instalaciones”, afirmó el presidente municipal.

En el área de galeras encerraron a tres agentes municipales, dos de ellos fueron rescatados inconscientes, pues presentaban una severa intoxicación por el bióxido de carbono que inhalaron, explicó el secretario del ayuntamiento.