Agente fronterizo se declara inocente de asesinato de mexicano

Lonnie Swartz compareció ante una corte federal por el asesinato no premeditado de José Antonio Elena Rodríguez, un joven de 16 años.

Tucson, Arizona

Un agente de la Patrulla Fronteriza acusado de asesinato no premeditado en el tiroteo fatal transfronterizo de un adolescente mexicano se declaró inocente el viernes ante una corte federal.

A Lonnie Swartz, quien está de licencia administrativa, se le permitió seguir libre a la espera de un juicio, pero fue obligado a entregar su pistola de la Patrulla Fronteriza y a no viajar fuera de Arizona y Nevada. Su juicio está programado para el 17 de noviembre.

Swartz fue acusado formalmente el 23 de septiembre por un cargo de asesinato no premeditado por la muerte a tiros de José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, quien fue alcanzado cerca de 10 veces por disparos provenientes del otro lado de la frontera.

La Patrulla Fronteriza ha dicho que Elena Rodríguez estaba entre un grupo de personas que arrojaban piedras que ponían en peligro la vida de los agentes. Su familia insiste en que el muchacho estaba caminando a casa tras un partido de baloncesto con sus amigos y no se encontraba armado ni arrojando rocas.

En la comparecencia del viernes, la familia del chico se mostró sentimental y en llanto mientras Swartz salía de la sala.

"Ustedes no entienden lo que siento como madre. Es muy difícil estar en un tribunal viendo al asesino de mi hijo", externó Araceli Rodríguez, quien vive en México.

El sindicato de la Patrulla Fronteriza ha criticado la acusación, alegando que los agentes arriesgan sus vidas todos los días y tienen que tomar decisiones rápido para protegerse a sí mismos. El gobierno mexicano dio la bienvenida a la decisión de procesar a Swartz.

Swartz también enfrenta una demanda federal sobre derechos civiles en la muerte del adolescente, quien se encontraba en Nogales, Sonora, el 10 de octubre de 2012, cuando el agente le disparó desde Nogales, Arizona.

La Patrulla Fronteriza ha utilizado la fuerza letal más de 40 veces en los incidentes donde a los agentes les arrojan piedras, lo que ha resultado en 10 muertes.

El caso ocurrió en medio de críticas acerca de que la patrulla emplea la fuerza de forma indiscriminada, una acusación que la agencia ha negado. Por lo general, sus agentes se permiten utilizar la fuerza letal en contra de los que lanzan piedras porque éstas pueden ser mortales.

Sean Chapman, abogado defensor de Swartz, intentó que la demanda de la familia se desechara por considerar que la Constitución de Estados Unidos no aplica al chico, un ciudadano mexicano, porque se encontraba en México al momento del tiroteo.

Un juez federal determinó en julio que el proceso puede seguir adelante.

En un caso similar en Texas, en 2010, un tribunal federal de apelaciones dictaminó que un adolescente asesinado en México por un agente fronterizo en El Paso, Texas, no estaba protegido por la Constitución.