Niño muere trabajando en astillero

Los hechos ocurrieron al filo delas 15:00 horas de este martes, cuando el menor se encontraba pintando una embarcación y cayó al río.
El menor se encontraba pintando una embarcación cuando cayó al río.
El menor se encontraba pintando una embarcación cuando cayó al río. (Noel Vergara)

Tampico

Un menor de edad falleció cuando trabajaba en los astilleros de una empresa particular pintando embarcaciones; en un descuido cayó al río y se ahogó.

Los hechos ocurrieron al filo de las 15:00 horas de este martes en el astillero "Tampico-Star" donde Bryan "N" de 13 años de edad pintaba una embarcación.

El menor solicitó el trabajo en la empresa para apoyar a sus abuelos en la compra de útiles escolares, ya que se encontraba cerca el regreso a clases y quería ganar dinero.

La empresa "Tampico-Star" donde el menor se encontraba realizando sus labores se ubicada en calle Heriberto Jara de la colonia Morelos de Tampico, a orillas del Rio Pánuco.

La señora Margarita Uresti abuela del menor, explicó que ella era como una madre para su Bryan "N" de 13 años de edad, ya que su hija y madre del menor, siempre ha vivido en Salamanca.

Desde el pasado fin de semana, el muchacho consiguió trabajo en el mencionado astillero donde aprendería a trabajar pintando barcos y después a "sand-blastear".

De acuerdo a la información recadaba en el lugar de los hechos, Bryan se encontraba en la plataforma de un barco pintando parte de su estructura, cuando de pronto accidentalmente cayó al río.

Un trabajador al escuchar los gritos de ayuda de sus compañeros se lanzó al agua y enseguida buscó al niño que desapreció por completo en el cauce del río.

Minutos después, el menor fue encontrado en el fondo y con ayuda de otros marinos lo llevaron al área de enfermería donde le brindaron los primeros auxilios, siendo trasladado a bordo de la ambulancia de la Armada a las instalaciones de la Cruz Roja de Tampico donde desgraciadamente ya llegó sin vida.

Ayer por la mañana, el niño se despidió de sus abuelos, doña Margarita se dirigió a una tienda comercial donde compró sus cuadernos y plumas ya que el menor estudiaba en la secundaria 68, pero el muchacho quería seguir trabajando para cobrar su propio dinero y poder comprarse un buen par de zapatos para este regreso a clases.

Personal de la Agencia Cuarta del Ministerio Publico Investigador dio fe del fallecimiento y ordenó el traslado del cuerpo para las investigaciones pertinentes.