Hombre muere en sanitario de hospital en Rioverde

La Comisión Estatal de Derechos Humanos ya inició una investigación del caso, mientras la directora asegura no se trató de una negligencia.
Los hechos ocurrieron en área de urgencias del nosocomio.
Los hechos ocurrieron en área de urgencias del nosocomio. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Un hombre de 42 años de edad murió en los sanitarios del Hospital General de Rioverde mientras esperaba que lo atendieran en el área de Urgencias y aunque la directora del mismo asegura que no se trató de una negligencia, la Comisión Estatal de Derechos Humanos inició una investigación del caso.

Gaudencio Campos Saldaña acudió a atención médica el domingo pasado pues presentaba un fuerte dolor estomacal.

Su esposa aseguró que a pesar de que le dijo al personal que su esposo no aguantaba el dolor, no lo revisaron de inmediato.

Jorge Vega Arroyo, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos informó que se inició el expediente de queja e investigación por la probable negligencia médica que derivó en el fallecimiento del hombre.

Detalló que de acuerdo a la información preliminar, la víctima llegó al hospital alrededor de las 9:40 de la mañana acompañado de su esposa pero mientras esperaba su turno fue al sanitario donde después fue encontrado inconsciente y sin signos vitales.

"Los familiares de la víctima tienen derecho a la verdad y a una investigación efectiva, es decir deben conocer a ciencia cierta lo que ocurrió y si hubo desatención o no en la prestación del servicio médico. Se verificará la actuación de la autoridad ministerial por el deber que le corresponde de la investigación efectiva de estos hechos", expresó el ombudsman potosino.

Por su parte en rueda de prensa la directora del nosocomio, Lucía Susana Orduña Torres, dijo que el paciente llegó a las 09:44 y que cuando estaban registrando sus datos fue cuando pidió ir al baño, que al terminar el registro seis minutos después se le hizo la primera llamada para tomarle los signos vitales.

Como no salía del baño se optó por pasar a otros pacientes, se le volvió a llamar a las 10:15 y después a las 10:25, por lo que al ir una enfermera a los sanitarios, al abrir la puerta el hombre estaba tirado. Llamaron al camillero pero la cara y manos presentaban una coloración marmórea, sin tener respuesta en pupilas, determinándose después, que sufrió un infarto fulminante.