Jueces deben contribuir a la paz, no a disputas: Silva Meza

El ministro de la Suprema Corte dijo que los juzgadores "no tenemos derecho a exacerbar ánimos, ni azuzar disputas. Nuestra obligación es contribuir a la paz y tranquilidad de todos".
Juan Silva Meza rindió su último informe ante el presidente y representantes del Poder Legislativo.
Juan Silva Meza dijo que “la sociedad quiere resolver sus conflictos pacífica, institucionalmente". (Cuartoscuro)

México

Juan Silva Meza, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dijo que los juzgadores no tienen derecho a exacerbar ánimos, ni azuzar disputas, pues su obligación es contribuir a la paz y tranquilidad de todos los mexicanos.

La declaración la realizó a unos días de que la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación envió una carta al Senado de la República, horas antes de que se eligiera a Eduardo Medina Mora como ministro de la Corte, demandando que el nuevo ministro garantizara la independencia para una efectiva división de poderes.

Ante los Plenos de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), durante la toma de protesta de cuatro nuevos jueces federales, Silva Meza expresó:

"La sociedad, quiere resolver sus conflictos pacífica, institucionalmente: ejerzamos, pues, la independencia que tenemos: para escucharla y trabajar para cumplir ese objetivo.

"Los juzgadores, no tenemos derecho a exacerbar ánimos, ni azuzar disputas. Nuestra obligación es contribuir a la paz y tranquilidad de todos".

El ministro, a quien le tocó ofrecer el discurso de bienvenida a los jueces Juan Ramón Barreto López, Cristhián Omar González Segovia, Gloria Margarita Romero Velázquez y Enriqueta Velasco Sánchez, agregó:

"No olviden que la confianza, que se gana mediante un esfuerzo sostenido cotidiano, constantemente y de largo plazo, se pierde: en un segundo. De ahí, nuestra obligación de hacer que cada instante de nuestro desempeño sea ejemplar y cuente, para dignificar el oficio de juzgar".

Juan Silva les recordó que sobre cada uno de los jueces, se habrá de sostener el prestigio del Poder Judicial de la Federación, por lo que, cualquier acto individual que mancille la reputación de uno solo, afectaría el buen nombre del Consejo de la Judicatura Federal en su conjunto.

"Tengan presente que en cada uno de sus actos, se juega y se renueva, la confianza que la sociedad quiere y exige tener en todos nosotros", abundó.

El ministro, quien fue presidente del Alto Tribunal, dijo que los juzgadores están destinados, a evaluar las leyes y los actos de autoridad, para evitar que se cometan abuso en nombre de lo urgente; a nombre de las razones de Estado, de la utilidad pública, del interés general.

"Somos la última defensa de la autonomía, de la dignidad, de la inviolabilidad de la Constitución", puntualizó Silva Meza.