El mineral decomisado, igual a carga de 3 mil 333 tráileres

Fue conducido desde Michoacán hasta Colima, donde fue embarcado, confirmó MILENIO.

Lázaro Cárdenas

Un ejército de 3 mil 333 tráileres fletados por criminales  es lo que forzosamente se requirió para llenar el buque interceptado hace un par de días por el gobierno federal en el puerto de Manzanillo, Colima, que iba cargado con 100 mil toneladas de minerales. Tres mil 333 viajes de tractocamiones denominados góndolas con capacidad de 30 toneladas cada uno. El máximo de carga que algunos de estos tráileres soportan es de 40 toneladas, pero lo usual es que transporten 30.

Para conducir las 100 mil toneladas de mineral por carreteras hasta Manzanillo en ese tipo de camiones de 30 toneladas, se requirieron 3 mil 333 de estos vehículos, o el mismo número de viajes de los cuales nadie se percató. Y si alguien lo hizo, no lo impidió.

Eso, de acuerdo con datos obtenidos por MILENIO de funcionarios de la Marina y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, quienes detallaron que el barco inmovilizado con fierro presuntamente extraído de forma ilegal de minas de Michoacán (según declaró el comisionado para esa entidad, Alfredo Castillo), es del llamado tipo Capsize (son las embarcaciones de carga más grandes del mundo, imposibilitadas por su enormes magnitudes y calados para atravesar el Canal de Panamá o el Canal de Suez), con capacidad promedio de carga (granos, minerales) de 150 mil toneladas. Tiene 315 metros de eslora (largo) y 45 metros de manga (ancho). Más de tres canchas del estadio Azteca de largo.

Para mover ese material hasta las aduanas del puerto y luego estibarlas en el buque Capesize, los criminales requirieron de una gran logística, comentaron los funcionarios. Por ejemplo, si procedían del michoacano municipio de Aguililla, el principal productor de mineral en el estado y uno de los más importantes del país (produce 5 mil toneladas por día), se hubiera necesitado usar toda esa producción diaria durante 20 jornadas, con 166 tráileres como los mencionados.

Siete camiones por hora tendrían que haber salido de Aguililla, lo cual no es imposible, pero tampoco usual, ya que el mineral suele ser extraído de las lejanas minas serranas, depositado en camiones tipo torton que curvean por las brechas y luego depositado en grandes extensiones a cielo abierto, donde son cargadas las mencionadas góndolas de 30 toneladas, que parten a un promedio de una o dos por hora.

MILENIO confirmó con autoridades que el buqué interceptado en Manzanillo no zarpo del puerto de Lázaro Cárdenas, sino que el mineral fue conducido desde minas en territorio michoacano hasta Colima, donde fue embarcado. Tuvo dos rutas posibles: en descenso por Aguililla, o por el municipio de Coalcomán, que colinda con Jalisco y Colima.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]