En menos de dos meses, cuatro felinos salvajes han sido localizados en la ZMG

Una cría de león en Guadalajara, un jaguar de aproximadamente un año de edad en Tonalá y una leona y un lince que estaban en un taller mecánico, en Tlaquepaque.

Guadalajara

Una cría de león, de aproximadamente dos meses de edad, fue decomisada por la policía de Guadalajara, la tarde del jueves, cuando su supuesto dueño caminaba por las calles del Fraccionamiento Monraz, cargándolo en una jaula.

Las autoridades informaron que pasadas las 16:30 horas, oficiales tapatíos hacían un recorrido de vigilancia por la calle Golfo de Cortés y al llegar a la intersección con Huicholes y Tarascos, se percataron que un hombre llevaba consigo una jaula y dentro de ella lo que parecía un león.

Los policías le marcaron el alto al sujeto, que se identificó como Hibrión Joan Steven, de quien no se precisó la edad, y al hacerle una revisión precautoria hallaron al pequeño felino, que presentaba un bajo peso y algunos raspones en la cabeza.

El hombre fue retenido y llevado en calidad de presentado a las instalaciones de la Delegación Jalisco de la Procuraduría General de la República, pues aseguraba contar con los documentos que acreditaban la legal procedencia del animal.

El felino, en tanto, quedó bajo resguardo del personal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para que se le haga una evaluación y saber en qué condiciones de salud se encuentra.

Con este ejemplar suman cuatro los felinos que han sido incautados en menos de dos meses en diferentes puntos de la zona metropolitana de Guadalajara.

El pasado 4 de octubre, un jaguar de aproximadamente un año de edad, fue encontrado deambulando por las azoteas de la colonia Santa Paula, en el municipio de Tonalá, buscando alimento.

El animal fue asegurado por las autoridades municipales, en colaboración con el personal de Sermanat, quien se hizo cargo de su atención. El felino fue reportado en buenas condiciones.

En tanto, el 11 de noviembre se dio a conocer que las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) habían incautado una leona y un lince que estaban en un taller mecánico, ubicado en Tlaquepaque.

La leona, llamada Madona y de una edad estimada en 19años, presentaba un cuadro severo de desnutrición, así como diversas lesiones en las patas traseras, así como zonas de su cuerpo sin pelaje, además le fueron extraídas las garras y los colmillos. Mientras que del lince no se proporcionó mayor información.