Desde hace cinco meses, EU investigaba bodega donde se encontró túnel

Identifican como Glennys Rodríguez, de 73 años, a persona encargada de operar el lugar donde se encontró uno de los dos pasadizos
Localizan dos túneles en frontera San Diego-Tijuana

San Diego

Una denuncia obtenida hace cinco meses derivó en el hallazgo de dos túneles en la frontera entre México y California, según detallan documentos de la Fiscalía Federal del Distrito Sur de California.

Glennys Rodríguez, de 73 años, residente de Chula Vista y encargada de una bodega en la zona industrial de Otay Mesa, fue detenida el miércoles por conspirar con otros para traficar y distribuir droga.

Contrario a otras ocasiones, las autoridades no encontraron narcóticos en el sitio, y de acuerdo al agente especial del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Derek Benner, organizaciones criminales "han cambiado su forma de operar", y ahora son más cuidadosos con los traslados de droga a través de la frontera.

Información oficial señala que en octubre del año pasado, "una fuente de información" denunció actividad sospechosa en un almacén sobre la calle Vía de La Amistad, registrada bajo el nombre de la pareja de la detenida.

En noviembre, otra denuncia indicó que la bodega fue rentada para fungir como salida de un túnel transfronterizo.

Desde entonces inició una investigación, en la cual se estuvo vigilando cada entrada y salida de dicho establecimiento. "Meses de supervisión por agentes reveló que no existía actividad legítima en la bodega Amistad, como sucedía en otros negocios cercanos", señala la demanda.

El documento, firmado por un agente del Departamento de Seguridad Interna, indica que bajo su experiencia "organizaciones a cargo de túneles intentan ocultar sus actividades al interior de bodegas del lado norteamericano y minimizar la sospecha de negocios cercanos, al tener personas adentro y alrededor del almacén, para dar la impresión de que es un negocio legítimo".

Días antes de que fuera localizado el primero de dos túneles en dicha zona, agentes federales interrogaron al conserje del lugar, quien declaró que fue contratado para cuidar la bodega desde enero de este año.

Asimismo, indicó que se le pagaba para asegurarse que el lugar "aparentaba ser un negocio legítimo" y dijo a los agentes que tenía sospecha de que se transportaba droga desde ese lugar.

Agentes encontraron un "parche cuadrado" recién pintado en el piso, que no era de concreto como el resto del suelo, donde se encontró la entrada al túnel, que contaba con iluminación, ventilación y un sistema de rieles.

Glennys Rodríguez, quien pagaba una renta aproximada de mil 800 dólares al mes, además que dio un pago inicial por 10 mil dólares en efectivo, fue detenida el 2 de abril.

La mujer señaló que era dueña de G&R Services, un negocio en Chula Vista que daba servicios de inmigración y preparación de impuestos.

En la bodega encontraron mercancía similar a la localizada en otro almacén, donde se descubrió otro túnel en octubre de 2013, mismo que le fue adjudicado al cártel de Sinaloa.