Menor de 16 años, mató a su primito al festejar el año nuevo

De acuerdo a las investigaciones de la Policía Ministerial, se determinó el nombre de la persona a la que pertenecía el arma quien resultó ser familiar de la víctima.

San Luis Potosí

La Policía Ministerial del estado concluyó la investigación de la muerte de un niño de 10 años que falleció por un disparo los primeros días del año en una comunidad del municipio de Zaragoza. Inicialmente se creía que había sido una bala perdida.

Todo ocurrió en el poblado La Esperanza donde para celebrar el año nuevo, familias con sus niños se congregaron en la plazoleta del lugar.

La tragedia para una de ellas ya estaba marcada. Moisés y sus hermanos Yesenia y Jesús ya se iban a su casa, cuando el primero de ellos que desde hacía rato traía antojo de unas papas fritas, se regresó a un puesto a comprarlas. Eran alrededor de las 00:30 horas.

En la plaza había otros jovencitos, entre ellos Gustavo de 16 años, primo de Moisés, mismo que, de acuerdo a los otros niños, estaba con unos amigos a los que solo conocen como Felipe, "Ramirin", Jonathan y Juan.

Justo cuando Moisés pasó cerca de ellos, Gustavo sacó una pistola y empezó a disparar hacia arriba.

Sin saber lo que había ocurrido o tal vez sin percibir el dolor aún, Moisés regresó con sus hermanos tocándose el estómago y diciendo que le dolía. En eso le empezó a salir sangre de la nariz y cayó al piso, por lo que de inmediato pidieron ayuda y lo llevaron a una clínica al municipio de Villa de Pozos.

Al llegar, el médico que lo revisó se dio cuenta que tenía varios minutos de no respirar.

Luego de los hechos, vecinos del lugar reportaron a la policía que se había registrado una riña y pensaban que una bala perdida de las pandillas que se juntan en el lugar era la que le quitaría la vida al menor.

Agentes de la Policía Ministerial iniciaron la investigación y hasta este jueves determinaron que la bala había salido del arma de Gustavo, el primo de la víctima. El menor ahora es prófugo de la justicia.