Ministro propone dejar debate sobre uso medicinal de mota al Congreso

Eduardo Medina Mora dijo que no le toca al Poder Judicial legislar en políticas públicas de salud, durante la discusión de un amparo promovido por una empresa para hacer medicinas con mariguana.
Destacó la importancia de que se realice una investigación.
Medina Mora realizó una investigación personal y aportó datos, que no constan en algún expediente judicial, de que la quejosa es una sociedad mercantil y no una empresa farmacéutica. (Nelly Salas)

México

El ministro Eduardo Medina Mora propuso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejar en manos del Congreso de la Unión el debate sobre la regulación del uso medicinal de la mariguana, porque puso en duda la legitimidad de la empresa Comercializadora Rubicón, que busca sembrar, cultivar y cosechar mota para desarrollar, importar, exportar y vender en México medicinas y tratamientos a base de THC y cannabis.

Al iniciar la discusión del amparo promovido por la compañía, Medina Mora dio a conocer información, que no consta en expedientes judiciales, sobre el origen de la empresa quejosa, de la cual afirmó no hay "pruebas fehacientes" de que se dedique a la fabricación de medicamentos.

"Me surge la duda de si el objeto de la sociedad podría ser irregular o incluso, en un extremo, ilícito...es decir, estamos ante una situación en la cual el objeto y posible funcionamiento de la sociedad quejosa se encuentran sujetos al resultado incierto de un litigio constitucional", expresó el ministro.

La investigación de Medina Mora generó sorpresa entre los integrantes del Pleno, entre ellos del ministro José Ramón Cossío Díaz, quien solicitó a Medina Mora presentar la documentación que dijo tener y que "obtuvo de manera responsable".

Medina, ex procurador general de la República, aseveró que la quejosa es una sociedad mercantil y no una empresa farmacéutica que se dedique a la investigación y desarrollo, y a la producción de medicamentos para la salud humana.

"Es una sociedad mercantil constituida ante notario público, entre dos socios, con un capital de diez mil pesos. Entiendo que se trata de una sociedad mercantil que está al cumplimiento de sus obligaciones fiscales, y al efecto, presenta sus declaraciones fiscales en cero, es decir, no tiene ninguna actividad. Registra el mismo domicilio que su representación legal, el Centro Estratégico de Impacto Social, no está registrada como patrón ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, no tiene trabajadores, entendemos además, que no se encuentra inscrita en las cámaras de comercio", añadió.

Asimismo, comentó que no corresponde al Poder Judicial de la Federación legislar en políticas públicas de salud, cuando existe un amplio debate nacional sobre el uso medicinal de la mariguana, por lo que el tema debe dejarse en manos del Congreso de la Unión.

El presidente de la Corte, Luis María Aguilar Morales, dijo que él no está de acuerdo con la prohibición absoluta que marca la Ley General de Salud sobre el tema de la mariguana, pero dejó claro que en caso de otorgar el amparo no tendría una consecuencia real, porque no hay algo que demuestre que Comercializadora Rubicón sea una compañía que realizará investigaciones para desarrollar tratamientos medicinales, o que sí lo va hacer, "si algún día se le ocurre hacerlo".

Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, ministro ponente del caso y quien propone otorgar el amparo a la empresa, indicó que no recuerda que en un juicio de amparo se revisara si una sociedad estuvo bien constituida, cuando el acto reclamado está acreditado, es decir que la empresa está impugnando leyes, en este caso la Ley General de Salud.

Añadió que ante una prohibición absoluta, aceptar que esta empresa ya comercializó, estaría ante un acto de delito.

La ministra Margarita Luna Ramos enfatizó que "no cualquier hijo de vecino" puede investigar y producir medicamentos con mariguana.

A su vez, Norma Lucía Piña Hernández se preguntó si una sociedad debe tener un laboratorio para producir un medicamento.

Jorge Mario Pardo Rebolledo dijo que este juicio de amparo, es un caso de "litigio estratégico" que busca provocar el pronunciamiento de alto tribunal del país.