Acusan a presunto masajista de violar a ciudadana griega

El acusado, preso bajo prisión preventiva, presuntamente le ofreció a la agraviada un masaje reiki en su domicilio, situación que aprovechó para cometer el ilícito.
La víctima pidió ayuda en la recepción de inmueble, pero le fue negada presuntamente.
La víctima pidió ayuda en la recepción de inmueble, pero le fue negada presuntamente. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Un Juez de Control calificó de legal la detención y dictó prisión preventiva oficiosa a un supuesto terapeuta acusado de violar a una ciudadana griega.

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México informó que la agresión ocurrió el 7 de diciembre en el domicilio del imputado, Porfirio Alfredo Morales Nájera, en la colonia Ampliación Granada, delegación Miguel Hidalgo.

Según el recuento de los hechos, Morales Nájera ofreció a la víctima un tratamiento de reiki a base de masajes, situación que éste habría aprovechado para cometer el acto ilícito.

Luego de ocurrida la supuesta agresión la mujer solicitó ayuda en la recepción del inmueble, que le fue negada, por lo que advirtió de lo sucedido a su chofer, quien ubicó al indiciado y tras una persecución fue detenido.

El juzgador dictó la medida cautelar a solicitud del representante social y por tratarse de un delito grave fue ingresado a un centro penitenciario capitalino.

No obstante el implicado solicitó la duplicidad del término constitucional, a efecto de que su situación jurídica se resuelva a más tardar el próximo martes, cuando se llevará a cabo la audiencia en la que el juez determinará si lo vincula o no a proceso.

Morales Nájera escuchó la imputación del delito de violación (violencia física o moral) por parte del Ministerio Público, adscrito a la Fiscalía Central de Investigación de Delitos Sexuales.

El tribunal dispuso para la ofendida una sala adecuada para la protección de testigos y con asistencia de un profesional psicólogo, sin embargo no acudió pero estuvo representada por su asesor jurídico.

Esa persona refirió que era deseo de la agraviada no ser asistida por las autoridades consulares de su país, lo que se hizo del conocimiento al juez Carlos Cuevas Ortiz.


ERM