• Regístrate
Estás leyendo: Maricruz y Gerardo, la boda soñada que ya no podrá ser
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 17:45 Hoy

Maricruz y Gerardo, la boda soñada que ya no podrá ser

Historias

Gerardo era gerente de una fábrica de cobertores. Vivía con Maricruz en Acolman, Edomex. Él tenía 49 años y la carretera México-Toluca era su camino diario a casa.
Publicidad
Publicidad

Entre las 10 víctimas mortales que dejó el tráiler que arrolló 10 autos sobre la carretera México-Toluca el miércoles pasado, se encontraba el prometido de Maricruz, una mujer de 26 años a la que la tragedia parece haber envejecido en menos de 24 horas.

Es delgada, de piel blanca y cabello negro. En su mano izquierda, porta el anillo de compromiso que apenas hace cinco días le había entregado su “compañero”. No es una gran piedra, pero destacan el valor semimetal de esa pequeña esmeralda sobre una argolla dorada, la cual representa el “amor eterno” que le juró su Gerardo.

La boda sería el 6 de julio del próximo año. Planeaban casarse en Cuernavaca frente a sus dos pequeñas, pero hoy, dice, no sabe qué hará sin su “gran compañero de vida”.

Maricruz cuenta que antes del accidente hablaron por teléfono. Él iba camino a casa para cuidar a sus pequeñas y ella se dirigía al casino donde trabajaba por las noches.

“Me mandó unos mensajes y me dijo que esperaba mi llamada. Que cuando llegara al trabajo, le avisara, pero nunca pude contactarlo. Ya estaba debajo de las llantas del tráiler que esa mujer dejó ir contra todos", afirma mientras toca una y otra vez su anillo de matrimonio.

La esposa de un amigo que viajaba esa noche con Gerardo fue quien le avisó a Maricruz lo sucedido, le advirtió que debía ir a reconocer el cuerpo al anfiteatro de la alcaldía Álvaro Obregón, en CdMx, donde ocurrió el accidente.

Gerardo era gerente de una fábrica de cobertores. Vivía con Maricruz en Acolman, Edomex. Él tenía 49 años y la carretera México-Toluca era su camino diario a casa, donde lo esperaban su Maricruz y sus dos hijas, de entre cinco y ocho años.

CULTURA DEL ESFUERZO

Otra de las víctimas de este accidente fue Ulises Torres, un joven cocinero que regresaba a casa tras cumplir su jornada laboral de cuatro días continuos en un restaurante cinco estrellas de un hotel.

Adrián Torres, padre de Ulises, cuenta que su hijo regresaba a ver a sus tres hijos. Venía en una camioneta, junto otros cinco compañeros, todos murieron.

Don Adrián recuerda que su hijo menor llegó la noche del miércoles, a decirle que un tráiler se había volcado sobre varios vehículos en la carretera México-Toluca, y que sentía un vacío dentro del estómago, pues esa era la ruta que su hermano siempre tomaba de regreso a casa.

“Mi hijo estaba desesperado e insistió varias veces en que saliéramos a buscarlo, pero yo no quería creer en la posibilidad de que mi Ulises estuviera entre los muertos. Mejor me fui a dormir", cuenta.

Horas después, la ausencia de Ulises lo despertó y salieron a buscarlo. Acompañado por su esposa y otro de sus hijos, durante seis horas recorrieron distintos hospitales. Fue en la delegación Álvaro Obregón, donde les pidieron identificar el cuerpo, pero “yo no pude pasar, así que mi cuñado e hijo entraron y confirmaron que estaba ahí... muerto”, expresa don Adrián.

Según su padre, Ulises siempre fue trabajador y responsable. Estudió solo la secundaria, pero se convirtió en chef bilingüe. “Salía a las seis de la mañana y llegaba a las 12 de la noche, porque después del trabajo hacia sus cursos, nunca se conformó y siempre se superaba”.

Don Adrián no entiende qué pasó. El dolor se le ve en el rostro y entre cada respuesta toma aire para no llorar. Se le ve desesperado y dice que nunca imaginó "tener que enterrar al mayor de sus hijos, por culpa de una imprudencia".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.