Participan 10 mil en la marcha en Chilpancingo

Durante seis horas mantuvieron bloqueada la Autopista del Sol, hasta que les confirmaron que hoy el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, recibirá a padres de familia y representantes de ...

Guerrero

Este jueves en Chilpancingo, Guerrero, alrededor de 10 mil personas marcharon en solidaridad de los normalistas de Ayotzinapa y padres de los 43 que no aparecen, así como de los tres jóvenes que perdieron la vida en los ataques de Iguala el pasado 26 de septiembre, y realizaron un bloqueo por 6 horas en la entrada de la Autopista Del Sol.

En conferencia de prensa, el secretario general de Gobierno de Guerrero, Jesús Martínez Garnelo, confirmó que padres de familia y organizaciones sociales tendrán hoy una audiencia con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Diferentes asociaciones se unieron a la manifestación, como la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación, el Movimiento Popular Guerrerense, el Frente Estatal de Escuelas Socialistas de México, el Frente Único de Normales Públicas del Estado de Guerrero y la Universidad Autónoma de Guerrero, entre otras.

El contingente, que fue encabezado por los familiares de los normalistas que no aparecen, salió de la avenida Insurgentes en la estatua de Nicolás Bravo y recorrió aproximadamente 10 kilómetros, hasta llegar a la entrada de la Autopista del Sol.

En el trayecto, jóvenes con rostros cubiertos pintaban insignias en el piso y en algunos edificios gubernamentales. En la autopista, justo al inicio del tramo de Caminos y Puentes Federales, los marchistas se instalaron en un bloqueo total que inició desde las 3 de la tarde. Ahí, realizaron una serie de juntas para decidir las acciones a seguir. La postura era clara: no se levantarían hasta no tener contacto con autoridades federales, es decir, con la Secretaría de Gobernación.

Desde las 8 de la mañana, estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa empezaron a agruparse por grados y emprendieron la salida. Una veintena de efectivos de la Policía Comunitaria de Guerrero los escoltaba.

Sin taparse el rostro, al llegar al punto de encuentro desplegaron sus mantas, con fotos de sus compañeros muertos. "¿Por qué nos asesinan si somos la esperanza de América Latina?", gritaban para exigir justicia.

Conforme avanzaban, un grupo entregaba volantes a la ciudadanía en los que informaban: "Los estudiantes que fallecieron a consecuencia de estos condenables hechos son Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fontes".

A las 7 de la tarde, ya en el bloqueo carretero, el vocero de los normalistas, identificado como Uriel, aseguró que mantenían pláticas con los padres de familia y que no se retirarían del lugar, que incluso permanecerían toda la noche de ser necesario.

Para el bloqueo, jóvenes secuestraron camiones de transporte y un tráiler en el cual colgaron mantas para informar a la comunidad afectada en la carretera, que se trataba de una manifestación.

Uno de los choferes de estas unidades comentó: "No fueron agresivos, solamente me pidieron abrir la puerta, se subieron y me dijeron que me estacionara".

Sin embargo, otras compañías resultaron afectadas, ya que para alimentarse, los manifestantes secuestraron camiones de productos como pan, jugos, aguas y papistas fritas. Cuando los tuvieron bajo control, los normalistas abrieron cajas y entregaron el alimento.

Aunque autoridades estatales anunciaron que les concederían audiencia, padres de familia consideraron que no era suficiente. "Nada más lo hicieron para tomarse la foto", reprochó uno de ellos.

Al enterarse de que la Secretaría de Gobernación federal estaba dispuesta a escucharlos, fue cuando decidieron reunirse, alrededor de las 8:30 de la noche, para deliberar si continuaban ejerciendo presión o se retiraban.

Unos querían esperar a que algún funcionario federal llegara a verlos al bloqueo y otros preferían la retirada. Finalmente la decisión fue desbloquear la carretera y emprender el camino a casa.

"En conjunto con los padres decidimos retirarnos de la autopista por medidas de seguridad también y replantear la situación en el sentido de que ya hay una apertura por parte de las autoridades e instancias federales de inmiscuirse realmente. Los miembros del comité (de normalistas) y los padres de familia van a reunirse con ellos".

Minutos después de las 9 de la noche, choferes volvieron a sus camiones, padres y familiares de desaparecidos se subieron de inmediato, normalistas emprendieron camino de vuelta a la normal y la carretera se reabrió. Aproximadamente una hora y media, le tomó a elementos de tránsito organizar que esa zona volviera a la normalidad.