“Soy de mano dura, pero con lado humano”

Es la mujer responsable de reclutar a los elementos que conformarán la Gendarmería, tarea en la que tiene dos retos: evitar el ingreso de personal proclive a la corrupción y ganar la confianza de ...
Afirma que la visión femenina para seleccionar es diferente, más estricta y equitativa.
Afirma que la visión femenina para seleccionar es diferente, más estricta y equitativa. (Octavio Hoyos)

México

El reclutamiento de los agentes de la fuerza policial más grande del país y de la Gendarmería Nacional, uno de los proyectos de seguridad más ambiciosos del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, depende de una joven mujer.

Lucía González de la Peña enfrenta dos grandes retos en un mundillo donde proliferan los hombres: evitar el ingreso de personal proclive a la corrupción y ganar la confianza ciudadana.

Con esta administración asumió como directora general adjunta del Servicio Profesional de Carrera de la Policía Federal; se define como una persona de “mano dura”, pero con “lado humano”.

Deja en claro que se trata de una actitud que asume al momento de la evaluación de quienes son aptos para ingresar a las filas de la corporación. Por lo pronto, la Gendarmería cuenta con 390 mandos aprobados, de los que 78 (20 por ciento) son mujeres.

Sin duda una labor titánica para ella y su equipo que en el caso de la Gendarmería tuvieron que seleccionar a 5 mil aspirantes de 70 mil que presentaron solicitudes de ingreso para formar parte de unos de los proyectos “estrella” de la Comisión Nacional de Seguridad.

Según datos oficiales, en la corporación hay 35 mil 914 efectivos, de los cuales 7 mil 761 son mujeres y de los nuevos elementos de la Gendarmería que entrarán en funciones a mediados de año, 15 por ciento es personal femenino.

De éstas, 5 mil 416 están asignadas en áreas operativas en las que participan de forma directa o indirecta en el combate a la delincuencia organizada, en igualdad de condiciones que los hombres.

—Tienes una encomienda crucial en el proyecto de nuevo modelo de Policía Federal.

—Soy encargada del reclutamiento, de la selección exhaustiva de las personas que ingresan a la Policía Federal. Se hace una selección rigurosa en este nuevo concepto de “México en Paz” o “Policía para la Paz”.

—¿Cuál es la demanda de aspirantes, hay desdén de la ciudadanía?

—Algunas personas pensarían: ‘Policía Federal, no me interesa’. Pero en realidad a mucha gente le interesa servir a la institución. El año pasado tuvimos alrededor de 100 mil interesados en ingresar.

Digamos que son 70 mil quienes están interesados realmente, que llegan a un proceso de selección, a eso se le resta 20 por ciento y para nosotros las evaluaciones de control de confianza en el proceso de selección se realiza a 50 por ciento

—¿Cómo se trata de evitar el ingreso de personas proclives a la corrupción?

—Hacemos evaluaciones psicológicas, obviamente existen pruebas específicas conforme al modelo nacional en el que se identifica si una persona tiene tendencia a la corrupción, además se les hace perfil socioeconómico, se les investiga, esto se refuerza con el polígrafo.

—¿Cómo va el proyecto de Gendarmería?

—En la primera etapa hay 5 mil elementos que continúan capacitándose y que integrarán la séptima división de la Policía Federal. Tuvimos 70 mil personas registradas, fue un riguroso proceso de selección con filtros para que entren los mejores.

—¿Qué perfil se buscó?

—El perfil es de proximidad social. La principal función es de vinculación con la ciudadanía. Son personas que tienen el bachillerato técnico, que tienen especialidades, por ejemplo, electricistas, dentistas, enfermeros, que van a ayudar a la ciudadanía.

Los gendarmes irán en bloques como labor de proximidad social, tendrán cuarteles móviles, vehículos pero no actuarán como los elementos de reacción.

—¿Cómo piensan ganar la confianza ciudadana?

—No queremos que la gente los vea “altamente” armados, que digan ‘uy, qué miedo acercarme a ellos’. Siempre mantendrán una actitud de apoyo. En el caso de las mujeres tenemos la misma capacidad... para enfrentar a la delincuencia organizada.

La inspectora González de la Peña asegura que en el reclutamiento hay una visión femenina. “Las cosas se hacen de una manera diferente, somos más estrictos en el cumplimiento de los requisitos, de las convocatorias, pero con un lado humano”.

—¿Consideras que eres de mano dura?

—En la Policía Federal todos debemos de ser de mano dura. Una de nuestras principales funciones es actuar con disciplina, honor y lealtad, pero con un lado humano. En mi trabajo no me fijo si soy hombre o mujer, sé que tengo que cumplir con un objetivo. Y en el caso de la Gendarmería hay un gran reto, en el que tampoco por ser mujer voy a dar prioridad a personal femenino.

—Se podría garantizar que no habrá corrupción en la Gendarmería?

—Se pretende eso con los grandes filtros que pusimos (…) si hay alguien con tendencia a pasar a las filas de la delincuencia te puedo asegurar que aquí no está.

“AGUANTEN”: NESTORA A MUJERES

Nestora Salgado, comandante de la policía comunitaria de Olinalá, desde su reclusión en el penal de máxima seguridad en Nayarit envió un mensaje a las mujeres; “protesten y luchen si son humilladas, en su trabajo, en su localidad y en su casa”.

Sus familiares denunciaron que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos “es nefasta y sexista”, porque no apoya a los indígenas y ha pasado por alto las denuncias que se le han interpuesto por el trato que se les da a los policías ciudadanos detenidos en Guerrero.

En conferencia de prensa fue anunciada la campaña “Free Nestora”, la cual se realizará a escala internacional, e incluso ya se ha recibido apoyo de organizaciones de Estados Unidos.

El mensaje de Nestora fue leído por su hermana Cleotilde, le menciona a las mujeres de Olinalá que “aguanten… no se dejen de nada, ni de nadie, no acepten ser discriminadas”. (Eugenia Jiménez/México)